15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

sábado, 7 de febrero de 2009

Trescientos hombres el 9 de marzo de 1937 condenados a muerte: represión franquista.

Un día nos llamaron a Servando y a mí para firmar la condena de 30 años, pues firmando nosotros, un preso que estaba de ayudante del teniente auditor llamado teniente Grifo, pues este preso era de mi regimiento y me conocía por lo que me dijo - ¡Mira Antonio! - y me enseñó la lista de todos los que juzgaron el día 9 de Marzo del 37, en la lista figuraban trescientos nombres, y solamente tres habéis escapado con suerte, uno de Alhaurín de la Torre, Servando y tú.El día 3 de Octubre del año 37 nos dijeron a Servando y a mí -Mañana día 4 salen ustedes trasladados al Puerto de Santamaría (Cádiz)-. Estando todavía en la cárcel de Málaga había muchas irregularidades. A muchos venían nombrándole la libertad, y llevaban varios días que ya estaban fusilados. ¡ Figúrense al jefe de estación de la Roda, el hombre estuvo en la brigada todas las noches con el rosario en la mano y no le sirvió para nada, lo condenaron a muerte por recibir órdenes del gobernador civil de Málaga de mandar todo el material ferroviario posible a Málaga ! Y éstos fueron los motivos de este hombre que por cumplir su deber le aplicaron la ley de rebelión militar.
Heridos que se curan para ser fusilados
Hubo otro caso de un hombre que fue fusilado y por la mañana temprano se despertó en medio de sus compañeros muertos. Pues a este hombre solamente le había alcanzado un disparo en el brazo, pues era de campo y tendría aproximadamente unos cincuenta y dos o cincuenta y tres años, y no teniendo lugar donde ir se presentó en la cárcel, pues lo metieron en la enfermería y cuando se recuperó y le dieron de alta lo metieron en una celda y aquella misma noche lo fusilaron. El pobre hombre creía que al menos le quitarían la pena de muerte, porque hay una ley que más o menos decía: “Que al mismo sentenciado no se puede sentenciar dos veces”. Estos son los derechos humanos que tuvimos con el régimen franquista, más en los cuarteles de la guardia civil y comisaría, todos los que detenían eran maltratados de insultos y apaleados criminalmente.


Memorias de Antonio Morcillo, militante de CNT

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++