15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 14 de junio de 2009

Un ciudadano de La Palma retenido en el Aeropuerto por portar en su solapa la bandera republicana

"Eso no se puede llevar ahí. No está dignificando a la monarquía española", le habría recriminado un Guardia Civil

Viernes, 12 de junio.
Recientemente ha tenido lugar un esperpéntico incidente en el aeropuerto de la isla de La Palma cuando un ciudadano se disponía a pasar el control de la Guardia Civil previo al embarque rumbo a la isla de Tenerife. En ese momento, fue retenido a causa de la bandera republicana que portaba en la solapa de su camisa.

Según el testimonio de esta persona, uno de los guardias civiles le dijo: «eso no se puede llevar ahí. No está dignificando a la monarquía española. Yo le pregunté si estaba de broma y me contestó que no».

Acto seguido, según el relato del todavía perplejo ciudadano, le pidieron que se identificara, tras lo cual, la víctima de este supuesto atropello contestó que primero quería hablar por teléfono con un medio de comunicación y con su abogado. Tras llevar a cabo las citadas llamadas los guardias le dijeron que les acompañara a «un cuarto» y que se quitara la bandera de la solapa, a lo cual este ciudadano se negó, replicándoles que «yo para adentro con usted sólo no voy. Usted me esposa aquí y me lleva al Juzgado de Guardia y si el juez me manda a quitarme la bandera lo haré».

A continuación, los guardias, con muy malos modos –según el relato de esta persona–, le obligaron a entrar en «el cuarto», acompañado por un: «¡por mis cojones!». Tras varios minutos de discusión y ante la tajante negativa a quitarse la bandera republicana de la solapa, entraron otros guardias civiles «al cuarto» y en vista de que la actitud de éstos era mucho menos agresiva, se prestó a identificarse y le dejaron marcharse. Antes de hacerlo, este ciudadano, ante el sentimiento de atropello flagrante al que sentía que había sido sometido, solicitó que el agente de la Guardia Civil también se identificara con el objeto de poder tomar las medidas oportunas, a lo cual accedió no sin «ciertas reticencias iniciales».

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++