15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 7 de diciembre de 2008

4.371 razones para darse prisa con el ADN

Las familias de los fusilados en el cementerio malagueño de San Rafael, la mayor fosa común del franquismo, exigen al Gobierno que agilice el decreto de identificación
FERNANDO J. PÉREZ - Málaga. EL PAÍS - 07-12-2008
En febrero de 1937, cuando las tropas del general Queipo de Llano entraron en Málaga, el cementerio de San Rafael, situado entonces a las afueras de la ciudad, se convirtió en escenario de una de las mayores carnicerías perpetradas por el régimen de Franco. Entre 1937 y 1951, no menos de 4.371 personas -la mayoría hombres jóvenes, pero también ancianos y mujeres, dos de ellas embarazadas- fueron fusiladas en el recinto y enterradas, en ocasiones aún con vida, en seis fosas comunes a las que se rociaba luego con cal viva.La expansión de la ciudad dejó al cementerio -clausurado en los años 80- como una isla de olvido y silencio en medio de un polígono industrial. Solo dos monolitos instalados en 1982 por el Ayuntamiento recordaban "a quienes perdieron su vida por la libertad y la democracia". Sin embargo, en 2003, los familiares de las víctimas de la represión, que acudían a San Rafael por separado a honrar a sus muertos, decidieron unirse para dar un destino digno a los restos de sus parientes.

El 16 de agosto de 2006 se abrió la primera fosa, llamada de San Francisco. Desde ese día se han desenterrado los esqueletos de 2.500 personas, que, tras su catalogación, reposan en unas urnas de madera en cuatro casetas de obra del cementerio. La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga (ARMH) reclama al Gobierno que agilice el decreto que deberá regular la exhumación y la identificación de los cadáveres.

"Hay que darse prisa con las identificaciones de ADN, porque de los 400 afiliados ya se han muerto 20. Los descendientes más directos nos vamos muriendo. Quedan nietos de los fusilados, pero los hijos ya quedan pocos y con el paso de las generaciones el ADN se va degradando", alerta Francisco Espinosa, ex presidente de la ARMH. La identificación se complica porque muchos de los fusilados no dejaron descendencia y porque de los esqueletos es más complejo extraer el material genético que de cadáveres recientes.

El pasado 31 de octubre, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, presentó tres decretos que desarrollan la Ley de la Memoria Histórica. Uno es para pagar las indemnizaciones a las familias de los fallecidos "por la libertad y democracia" entre 1968 y 1977; otro fija los criterios para que los brigadistas internacionales puedan obtener la nacionalidad española. Y el tercero regula la "declaración de reparación y reconocimiento personal" de los represaliados de la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Sin embargo, el decreto que regula el Protocolo científico para las exhumaciones deberá esperar un poco más, ya que tendrá que realizarse en colaboración con otras administraciones, según recordó De la Vega. Las asociaciones de familiares reclaman que este decreto incluya la metodología para la identificación por ADN, y lo más importante, su financiación.

Mientras tanto, la ARMH de Málaga sigue rescatando cuerpos y sus dirigentes se plantean la posibilidad de ganar tiempo creando un "banco de datos" de muestras de ADN de los familiares de las víctimas. No obstante, son realistas sobre la posibilidad real de identificar con exactitud a los suyos. "En Grazalema (Cádiz) se intentó con 16 mujeres de la misma fosa y sólo se consiguió identificar a una", recuerda el arqueólogo de la Universidad de Málaga Andrés Fernández, que participa a pie de fosa en las exhumaciones.

El Ayuntamiento de Málaga, gobernado por el PP, participa en las ayudas para la exhumación. En el futuro, cuando el cementerio de San Rafael sea un parque público, habrá un monumento en el el que se recogerán, uno a uno, los 4.137 nombres.

Un goteo constante de familiares sin miedo .....

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++