15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

lunes, 22 de diciembre de 2008

Vivir bajo el nombre de Franco

Numerosos pueblos conservan topónimos en honor al dictador por la ambigüedad de la Ley de Memoria Histórica

MARCOS PARADINAS 22/12/2008. Este jueves Santander retiró la última estatua ecuestre de Franco que quedaba en España. Pero los honores que el dictador se dedicó a lo largo de sus cuarenta años de opresión no se limitaban a monumentos de cobre. Su amor propio le llevó a injertar referencias su persona en el nombre de numerosos municipios españoles. Un vistazo al mapa de España demuestra que un topónimo es más difícil de eliminar que una estatua.

La Ley de Memoria Histórica, en su artículo 15, insta a “retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación”, pero no hace referencia explícita a los topónimos. La decisión de modificar el nombre de estos municipios reside en los ayuntamientos de cada localidad, y es entonces cuando suelen entrar en juego los partidos políticos que gobiernan en cada pueblo.

Colonialismo interno

La mayoría de los municipios que mantienen en su nombre honores a Franco fueron fundados por el Instituto Nacional de Colonización, organismo creado por el dictador para repoblar zonas deshabitadas de la mitad sur de España con comunidades agrícolas. Un ejemplo es Villafranco del Guadalhorce, colonia creada como pedanía del municipio malagueño de Alhaurín el Grande.

Un alcalde ocupado

En este municipio gobierna el alcalde del PP Juan Martín Serón. Aunque la ley le autoriza a cambiar el nombre, no se conoce ninguna iniciativa municipal para llevar a cabo la modificación. No obstante, el alcalde tiene otros problemas que atender, como las continuas críticas de los socialistas malagueños, que no dejan de recordarle que tanto él, como su concejal de Urbanismo, mantienen sus cargos a pesar de estar imputados por corrupción. La policía le acusa de un incremento patrimonial de 150.000 euros sin justificación.

10.000 personas bajo Franco

Al municipio malagueño se suman Ribadelago de Franco (Zamora) y Villafranco del Guadiana (Badajoz). Además, otros muchos añaden la coletilla “del caudillo” a sus nombres, como Gévora y Guadiana (Badajoz), Bembézar (Córdoba), Águeda (Salamanca), Alberche (Toledo) Bárdena (Zaragoza). Según el censo de 2006, casi 10.000 personas viven bajo el nombre de Franco.

Voluntad popular

Es cierto que en muchos municipios sí se intentó el cambio pero sus habitantes no lo aceptaron. En Llanos del caudillo, el alcalde socialista, con una amplia mayoría, decidió someterlo a referéndum. El 90% votó por el “no”. Años antes, nadie se opuso a cambiar la plaza del Generalísimo por la de la Constitución, pero el nombre del pueblo es otra cosa.

Son “tonterías”

Pero en otros pueblos, como en Guadiana del Castillo (Badajoz), nunca se ha hecho un referéndum al respecto. “Ni se hará”, apostilla su alcalde Antonio Pozo, del PP, en un artículo publicado hace un año en El País. Su rechazo se extiende al de eliminar el águila preconstitucional que luce la placa conmemorativa de la fundación: “No puedo estar pendiente de estas tonterías. Me preocupa más que se haya roto una tubería y una calle esté sin agua”.

Cambios posibles

Otros pueblos sí que apostaron por cambiar su nombre, si bien ya tenían uno bien distinto antes de la llegada de Franco. Es el caso de Ferrol, localidad natal del dictador, que abandonó el nombre de Ferrol del Caudillo tras la llegada de los socialistas al Gobierno en 1982. Barbate de Franco, en cambio, esperó hasta 1998.

Honores para sus generales

Pero Franco no sólo se dedicó al aplauso propio y también regaló municipios a sus generales. Es el caso de Alcocero de Mola (Burgos), cuyo nombre recuerda el lugar donde se estrelló la avioneta del general; Quintanilla de Onésimo (Valladolid), en honor al ideólogo falangista Onésimo Redondo; y San Leonardo de Yagüe, pueblo natal del llamado carnicero de Badajoz.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++