15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

lunes, 12 de octubre de 2009

12 de octubre: Día de la vergüenza hispana

Si gustan de cabalgatas y procesiones, hagan un desfile encabezado por el Rey, el Papa y una enorme pancarta donde se lea: PERDÓN, AMÉRICA. Y luego, hablamos de democracia.

por Carlos Tena para inSurGente.org 11/10/09
Me he preguntado en ocasiones, no sin esbozar una sonrisa comprensiva, por qué algunos de mis compañer@s de universidad, de trabajo, de mi entorno, me acusan hoy de “no haber sabido evolucionar lo mismo que ell@s”, en alusión directa a lo que definen como postura radical en mis planteamientos políticos.

Miro hacia atrás y resulta que es cierto: todo aquello que me impulsó a la militancia en clandestinidad (en primer término, por la dictadura), sigue casi exactamente como en 1975, exceptuando un formidable decorado, a lo Samuel Bronston, en el que millones de actores se han creído su papel de extras. Desde aquel entonces, no me he movido ni un milímetro, mientras que todos ellos han sabido practicar el aggiornamento, eso sí, en una inequívoca dirección: la derecha.

La película de la transición, obra urdida con habilidad y cobardía políticas (hay quien lo llama realismo), sigue impeliéndome a la disidencia en sesión continua, porque sencillamente, mis sueños de democracia no se han cumplido.

Mis amigos de entonces, sonríen cuando afirmo que España no es un estado de derecho. Se niegan a verla, tan falsa como un euro norteamericano, dotada de una Constitución que permite que el Jefe del Estado (como quiso hacer Berlusconi, sin serlo) pueda delinquir sin someterse a la justicia, o que elimina cualquier atisbo de autodeterminación y ulterior independencia de sus pueblos, porque los uniformados son garantes de la unidad de la patria.

Miran hacia la Luna, para ignorar que España se haya convertido en un país artificial, llevado por la fuerza bruta al capitalismo más salvaje, con un ejército en el que la tropa se compone de mercenarios, que no de patriotas, decidido a velar por la supervivencia del franquismo, siguiendo fielmente los ideales de su comandante en jefe, heredero de todos los crímenes que dejó aquel general, no juzgado jamás por genocidio, siquiera por la historia, que no por los tribunales.
Mis compañeros de entonces, mis amigos de antaño, incluso algunos camaradas que celebraron mi entrada en el PCE en tiempos de negrura y fusilamientos, no admiten que España sea un entramado empresarial en el que la censura, el ostracismo y la venganza, se ceba sobre quienes piensan de forma diferente, sobre quienes claman por sus desaparecidos, por sus familiares, cuyos cadáveres se pudren aún en fosas comunes, por sus allegados a quienes no pueden hallar, asesinados en aquel golpe de 1936.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++