15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

lunes, 20 de julio de 2009

Aquella madrugada del 18 de julio, la más tensa




Aquella madrugada del 18 de julio, la más tensa
Escrito por Francisco Sánchez Montoya
sábado, 18 de julio de 2009
Aquel sábado, 18 de julio de 1936 no fue un día normal, las calles de Ceuta estaban tomadas por fuerzas militares y patrullas de falange. Tras las puertas de las casas mucho temor, desde las once de la noche del día anterior se comenzó a detener a todo aquel que había tenido alguna relación con partidos políticos, sindicatos o bien su simpatía con la joven democracia republicana. Las calles casi desiertas, en sus paredes se podían ver los bandos firmadoa por el general Franco donde dejaba las cosas claras, era el inicio de la Guerra civil.
Tendríamos que recordar que unas horas antes de este sábado 18 de julio, las tropas en Melilla se echaron a las calles al ser descubiertos los comprometidos en el golpe sobre las 14,30 horas, por el Delegado del Gobierno Fernández Gil… "Me hablaron de que parecía existir el propósito de repartir armas cortas entre paisanos de derechas. Continué esta confidencia con sumo interés, y el mismo día 17, a las dos y media de la tarde, pude localizar el sitio donde se realizaba este reparto de armas, que resulto ser efectivo. El mismo Felipe Aguilar (policía) me trajo a mi despacho dos pistolas. Estas dos pistolas habían sido entregadas en la brigada Topográfica a la persona puesta de confidente, que se apresuró a entregárselas, a su vez. Con toda rapidez, por mi parte, organicé un servicio para detener a las personas que se hallaban en aquellos momentos en la Brigada Topográfica y que, según he podido saber después, formaban el comité rebelde de Melilla. El General Manuel Romerales aproximadamente las cinco de la tarde, hora en la que llamándome al teléfono militar me dijo: “Señor Delegado, en este momento acaba de resignar el mando en el coronel Solans, lo que he hecho ante la necesidad de evitar el derramamiento de sangre Solamente cuento con la asistencia personales del Comandante Seco, Ferrer y Capitán Rotger, y, quizás algunos más, pero en pequeño numero. Es este el momento más amargo de mi carrera militar y estoy sufriendo el dolor más grande de mi vida como servidor leal al gobierno. Cortaron bruscamente esta conversación... Ya estaba el movimiento, en lo que a Melilla se refería, en marcha…” .

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++