15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

sábado, 20 de febrero de 2010

En el corazón de la zona gris. Una lectura etnográfica de los campos de Auschwitz

Nota de Prensa

febrero 2010

Apreciados amigos, os enviamos información de nuestra Nota de Prensa 'En el corazón de la zona gris'.

Más información en marketing@trotta.es


En el corazón de la zona gris

Una lectura etnográfica de los campos de Auschwitz

Coincidiendo con la conmemoración del 65 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, se publica en Editorial Trotta En el corazón de la zona gris. Una lectura etnográfica de los campos de Auschwitz, de Paz Moreno Feliu.

La obra se basa en los testimonios que los supervivientes de los campos han transmitido sobre el día a día de aquel mundo devastado y busca reintegrar en una visión de conjunto esas memorias fragmentarias, reconstruyendo el conocimiento que sus experiencias encierran. Ese mundo en el que, en palabras de Primo Levi, “uno se veía precipitado” y que, además de “terrible”, resultaba “indescifrable”, es aquí abordado desde una perspectiva antropológica que ilumina la “zona gris” de las relaciones sociales que surgieron a la sombra de las chimeneas. El resultado no es una descripción abstracta que se añadiera a las reflexiones generales ya existentes sobre el genocidio, sino una exposición de la cotidianeidad excepcional a la que se vieron forzadas las víctimas: los rituales de paso que presidían la deshumanización progresiva de los prisioneros, la economía política del tiempo, las jerarquías y la organización del campo o la circulación de bienes.

“La vida en Auschwitz era una cuestión de «organizar», de solucionar las necesidades desnudas cuando las encontrases. Si tomábamos algo, debería ser de los muertos. ¿Para qué le servían sus ropas o sus raciones a los muertos? Mi madre en el hospital tenía muchas oportunidades para coger pan o una ocasional loncha de queso o de salchichón de un cadáver. [...] Robar a los vivos o a los semi-vivos era acelerarles el camino hacia la muerte. «Organizar» las reliquias de los muertos era adquirir material que ayudaba a mantener vivos a los vivos, a respirar a los semivivos con la suficiente fuerza para que sobreviviesen hasta que se abrieran las puertas a un mundo exterior más libre y más apacible (Hart, 1981: 71).” (En el corazón de la zona gris. Una lectura etnográfica de los campos de Auschwitz).

15 febrero 2010

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++