15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 3 de mayo de 2009

"La Cruz del Valle de los Caídos es la bendición de Dios sobre España"

La gacetilla de Rouco da pábulo a la propaganda mentirosa del abad de El Escorial
N.T. 01/05/2009
Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, ha vuelto a cobijar al polémico abad del Valle de los Caídos, el padre Anselmo Álvarez. No es de extrañar, sin embargo, que Rouco preste su gacetilla, Alfa y Omega, para que el sacerdote defienda ideas como que la cruz del monumento es “la bendición de Dios sobre España” y el mayor “símbolo de reconciliación” nacional: el mismo jerarca de la CEE ya expuso el ideario que ahora repite este cura el pasado 14 de septiembre en una misa celebrada en la abadía benedictina del Valle. El padre Anselmo, sin embargo, no necesita que Rouco le apunte un argumentario para destacar. Sus mentiras en la televisión sueca donde aseguró “que la exaltación de Franco en la Basílica no ha tenido lugar jamás” o su participación en charlas auspiciadas por instituciones nostalgico-franquistas como la del General Yagüe le dan entidad propia.

Alfa y Omega, la gacetilla del arzobispado de Madrid dirigido por Rouco, cede sus dos páginas centrales al artículo del polémico abad, ilustrado, por cierto, con 7 fotografías –alguna de ellas tamaño gigante-, con este marco excepcional. El texto del padre Anselmo no desmerece: con demagogia curil, el abad cuenta su feliz versión de los hechos, es decir, que todo es amor bajo el Valle aunque ahora los malos de la izquierda quieran abrir fosas en lugar de “sepultar discordias”.

“Lugar de culto”

“El Valle de los Caídos es un lugar concebido para la oración y la reconciliación. Así lo declaran expresamente tanto sus documentos fundacionales, como la simbología religiosa que preside la totalidad del monumento y, recientemente, el precepto legal de la Ley de la Memoria Histórica (art. 16) que define el Valle de los Caídos como lugar de culto”, asegura el abad retando a la Historia –con mayúsculas- y a la evidencia del propio recinto, que ostenta el lema franquista de “Caídos por Dios y por España”.

“Mensaje de reconciliación”

Para el religioso, que continúa versionando la ciencia histórica, el recinto reitera un “mensaje de reconciliación” impreso ya en sus textos fundacionales, que recogen “hechos básicos relacionados, ya desde 1957, con el espíritu y obra de conciliación entre los españoles”. “La basílica será lugar de acogida para todos los caídos, por encima de banderas, ideologías o creencias religiosas” añade el abad, para quien las bóvedas del recinto no tienen otro fin que “cobijar en un abrazo único a los adversarios de ayer” e “impulsar la solidaridad y el bienestar común, condición de la armonía colectiva”.

La Cruz, bendición sobre España

Pero “hay algo más en el Valle que emite un mensaje permanente a favor de la reconciliación y que abre camino hacia ella”: es la cruz, “el símbolo por excelencia de este lugar” que le convierte en un punto “de encuentro de todo lo que está dividido o enfrentado” cual “imagen de la humanidad reencontrada consigo misma”. “Esta es la fuerza y el camino que se afirma desde el Valle” y “la máxima contribución” que el sitio “presta a la causa de la Reconciliación”. En definitiva, la insignia católica “es la bendición de Dios sobre España, y el grito que parte de ella quiere traspasar la sordera y los muros que impiden una comunión más plena entre nosotros”.....

¡¡¡Demolición de la cruz!!!

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++