15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

viernes, 1 de enero de 2010

Cuando se acabara de sufrir

José, Pepitin, ese niño de la guerra, ha fallecido el 18 diciembre 2009

Tenía dos años cuando la bomba asesina lanzada sobre Barcelona en el mes de Julio del año 1937, mató a su madre.

El torrente del Exilio español, arrastró Pepitin a un campo de concentración en Francia cuando aún no había cumplido los 4 años. Sobrevivió en ese campo ante la indiferencia total de esa muchedumbre sin esperanza. Algunos miraban Pepitin y a sus hermanos extrañados de verles aun en vida. Sus miradas eran fugaces, tal vez ni los veían.

¿Es que les daba vergüenza no aportar ayuda a esos niños o es simplemente que extrañaban verles aun en vida?Estos niños, cavaron un gran agujero en la arena para protegerse del viento glacial y el azote de la arena.

Su lecho era la arena, el horizonte el mar y el techo el cielo con sus estrellas.

Las alambradas les separaban del “mundo civilizado”.

Las tropas coloniales francesas con sus moros y senegaleses, montaban la guardia. De vez en cuando lanzaban chuscos en la arena donde una multitud de hambrientos se batían para atrapar un trozo de pan que difícilmente podía Pepitin y sus hermanos alcanzar.

¡Estos niños eran tan pequeños! Los mayores también tenían hambre.

La solidaridad es una palabra vana cuando la miseria toca el extremo.

Estos niños conocieron el hambre, la sed, el frio y la humedad hasta los huesos.

Muchos sucumbían. Ellos resistían.

A ti y a tu hermana, seres tan frágiles, ¿Quién os ha dado la fuerza para no perecer? ¿Pero de qué milagro se puede hablar?

Muchas otras miserias les esperaban a Pepitin y a sus hermanos. Todas las vencieron.

Con el tiempo, Pepitin consiguió abrirse un camino en esa sociedad que un día lo rechazó. No guardó odio ni sed de venganza. Su inteligencia y bondad, las puso al servicio de niños faltos de cariño. Nunca pudo olvidar ese campo de concentración y la indiferencia con la que fue tratado.

Los amigos que creen en Dios, dicen que ahora está con su Madre.

Los demás te dicen que siempre estarás vivo mientras existan. La muerte es el olvido y ellos, jamás te olvidaran.

José, Pepitin, ese niño…… era mi hermano pequeño.

Ángel Fernandez
(Maqui del Pirineo aragonés, ex-preso político, residente en Francia) para ABF

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++