15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

viernes, 24 de octubre de 2008

"Va a ser muy difícil que la Fiscalía pueda justificar que España es una excepción en el mundo"

El magistrado emérito del Supremo Martín Pallín reconoce que "Garzón ha llamado a las puertas de la historia"

ELPLURAL.COM, 23/10/2008

La figura del juez Baltasar Garzón ha sido sometida en los últimos días y semanas a un sinfín de críticas y valoraciones, a raíz de las acciones emprendidas por este en relación con los represaliados por el Bando Nacional en la Guerra Civil y el franquismo. Aunque no son mayoría quienes hablan de "truculenta garzonada", la Fiscalía, con su oposición a las investigaciones de Garzón, se ha erigido como un duro obstáculo para que la iniciativa del juez siga adelante. Pero Garzón cuenta con muchos apoyos, entre los cuales destaca el magistrado emérito del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín, que subraya la enorme relevancia del proceso abierto por Garzón: "Ha llamado por segunda vez a las puertas de la historia de España".

Martín Pallín se muestra claro en su análisis en El Periódico de Cataluña, titulado "La historia llama dos veces": "El juez Baltasar Garzón ha llamado por segunda vez a las puertas de la historia de España". Martín Pallín sitúa la primera ocasión en el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando la no intervención de los países democráticos dejó a España aislada con el dictador: "Los que tenían que haber llamado se arrepintieron a última hora y nos dejaron desolados ante la intemperie de los únicos reductos fascistas de la punta sur de Europa". En manos de integristasLos 40 años de "dictadura fascista" podrían haberse evitado, por tanto, si tras la liberación de Alemania y Francia se hubiera intervenido en España y Portugal, con la consiguiente caída de los tiranos Franco y Salazar. En cambio, la cuarentena posterior nos llevó a ver "cómo se nos escapaba el tren de Europa, salvo para los tres millones que tuvieron que emigrar en busca de una estabilidad económica". Una España que quedó en manos de "integristas que no supieron abrirse a la Ilustración y persiguieron con saña a los que los mentecatos de siempre llamaron afrancesados". No es baladíPor ello no es baladí, ni mucho menos, el paso dado por Garzón: "Supone un hito en la historia de España, con lo que ha llamado a las puertas de la democracia y la dignidad". Esta iniciativa "pasará a las bibliotecas y al corazón de todos los que sentimos que no se puede vivir sin situar el pasado en su verdadera dimensión. Es decir, en el lugar al que han pasado los regímenes fascistas y nazis". España no es una excepciónCon respecto al veto de la Fiscalía, Martín Pallín expresa sus dudas: "Va a ser muy difícil que el fiscal general del Estado pueda justificar, ante los demócratas y ante la comunidad internacional, que España es una excepción en el mundo internacional que ha cerrado espacios a la impunidad de los crímenes de lesa humanidad". No tienen encajeCon respecto a los que argumentan que los crímenes han prescrito a partir de la Ley de Amnistía decretada en la Transición, Martín Pallín lo tiene claro: "Las amnistías por crímenes de lesa humanidad, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas de personas no tienen encaje en los principios del derecho internacional".

Martín Pallín se muestra claro en su análisis en El Periódico de Cataluña, titulado "La historia llama dos veces": "El juez Baltasar Garzón ha llamado por segunda vez a las puertas de la historia de España". Martín Pallín sitúa la primera ocasión en el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando la no intervención de los países democráticos dejó a España aislada con el dictador: "Los que tenían que haber llamado se arrepintieron a última hora y nos dejaron desolados ante la intemperie de los únicos reductos fascistas de la punta sur de Europa".

En manos de integristasLos 40 años de "dictadura fascista" podrían haberse evitado, por tanto, si tras la liberación de Alemania y Francia se hubiera intervenido en España y Portugal, con la consiguiente caída de los tiranos Franco y Salazar. En cambio, la cuarentena posterior nos llevó a ver "cómo se nos escapaba el tren de Europa, salvo para los tres millones que tuvieron que emigrar en busca de una estabilidad económica". Una España que quedó en manos de "integristas que no supieron abrirse a la Ilustración y persiguieron con saña a los que los mentecatos de siempre llamaron afrancesados"....


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++