15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

miércoles, 22 de octubre de 2008

"Sólo los políticos pudieron brindar por mi madre"

La familia de la represaliada Urania Mella no fue invitada a la botadura del buque con su nombre

ALBERTO BLANCO, 22 de octubre de 2008. La quiero, aunque me adoctrinaron para que la odiara. Cuando la dejaron salir de la cárcel de Saturrarán (País Vasco) vino a Vigo a vernos. Era el año 1944. Yo apenas tenía 12 años. Me cogió de los brazos y me miró a los ojos. ´Hija, ¿me quieres?, me preguntó. ´No. No te conozco de nada´, le respondí. Luego se marchó a Lugo, donde falleció al año siguiente a causa de un tumor y lejos de su familia. Todavía hoy me arrepiento de aquella respuesta. Mi madre no se la merecía, pero yo no la conocí hasta años después de que muriera. Siento que le debo algo y ahora los políticos nos traicionan. Acaban de botar un barco que lleva su nombre -Urania Mella- y no nos llamaron a nadie de la familia. Cuando los vi en la prensa brindando con champán a los pies del barco que lleva su nombre me quedé perpleja. Era el momento en el que podía cambiar mi respuesta. ´Mamá, sí te quiero y me siento orgullosa´. Pero nadie de su familia estuvo allí. Sólo políticos en busca de una buena foto". La que habla es una de las hijas de Urania, Concepción Solleiro. Lo hace junto a un retrato de su madre y con la voz temblorosa. "Se puso muy mal cuando vio la noticia. Se sentó en un sofá y se quedó callada y triste", interrumpe uno de sus hijos.

Urania Mella Serrano fue una de las mujeres viguesas represaliadas por el franquismo. Su marido, Humberto Solleiro, fue fusilado el mismo año que ella era enviada a la cárcel de Saturrarán acusada de participar en las barricadas del O Calvario y por distribuir armas entre los resistentes. Concepción es la única de sus hijas que reside en Vigo. Apenas tuvo tiempo de conocer a su madre. "Se la llevaron cuando yo tenía cinco años. Sólo guardo algunas fotos y su piano. Pero también esa respuesta de la que tanto me arrepiento. A los hijos nos crió la familia de mi padre, que eran afines al régimen. En casa todo eran críticas e insultos hacia ella. El día que falleció y la noticia llegó a casa, una de mis tías exclamó: "¡La víbora ya soltó el veneno!", recuerda con tristeza Concepción....

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++