15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

jueves, 23 de octubre de 2008

Homenaje al mito guerrillero

La hija de Foucellas regresa a Galicia para los actos del centenario de su padre

PAOLA OBELLEIRO - A Coruña, EL PAÍS - 23-10-2008

Como toda buena leyenda, el misterio, la fábula y las anécdotas, ciertas o inventadas, alimentan el mito de Foucellas, Benigno Andrade García, el más célebre de los guerrilleros antifranquistas en Galicia. En vida ya era famoso, personaje popular mitad héroe, mitad bandido, antes de ser detenido, condenado a muerte y ejecutado a garrote vil en la cárcel de A Coruña el 7 de agosto de 1952. Foucellas llevaba 16 años burlando la represión franquista, huido en el monte coruñés, entre Ordes y Curtis principalmente.En el centenario de su nacimiento, el 22 de octubre de 1908 en la pequeña aldea de Mesía (A Coruña) de la que tomó su nombre de guerrilla, As Foucellas, el mito del maquis gallego será recordado con charlas (en Curtis hoy y mañana en Ordes) y una ruta (el sábado) por los escenarios principales de una vida casi de ficción. Unos actos con los que la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica quiere rendir homenaje a toda la resistencia antifranquista.

"Yo luché por la libertad, no la veré pero vosotros sí, seguid ese ejemplo, el de vuestra madre", María Pérez Mellid, fallecida años antes, desterrada y sola en Valladolid. Fue el último mensaje de Foucellas a sus dos hijos adolescentes, en la madrugada de su ejecución. Una noche trágica, en una sala de la cárcel abarrotada de oficiales del Ejército y curas, recuerda Josefa Andrade, Pepiña, la hija mayor del guerrillero. "Mi padre estaba sentado ante una botella de coñá y una copa, y yo le suplicaba que bebiese, quería que se emborrachase para no sentir, pero él no quiso, quería estar sereno". Su última voluntad fue pedir un notario para hacer constar que era el único culpable, que sus hijos eran inocentes y rogar que no sufrieran represalias. "Y así fue, tras su muerte nunca más nos molestaron".

Pero nada ni nadie podrá jamás borrar el "trauma" de Pepiña, profundamente marcada por el acoso constante de la Guardia Civil en sus primeros 16 años de vida por tener un padre fugitivo, el hombre más buscado por los franquistas que veía de vez en cuando a escondidas, y una madre desterrada también por roja. Un matrimonio de origen humilde que se metió en política, fundando la célula comunista de Curtis, de la mano del médico del pueblo, Manuel Calvelo López....

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++