15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

jueves, 17 de septiembre de 2009

Ante la inauguración de la Plaza en homenaje a los represaliados por la dictadura

VIERNES. 18 DE SEPTIEMBRE DE 2009. 19:30 h.
INAUGURACIÓN DE LA OBRA ESCULTÓRICA EN HOMENAJE A LAS PERSONAS REPRESALIADAS POR LA DICTADURA FRANQUISTA EN LA FACHADA POSTERIOR DEL PALACIO DE LA DIPUTACIÓN FORAL DE ÁLAVA
Ante la inauguración en la fachada posterior del Palacio de la Diputación Foral de Álava de la obra escultórica en homenaje a las personas represaliadas por la dictadura franquista:


AHAZTUAK 1936-1977 RECALCA QUE EL MEJOR HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO ES HACER JUSTICIA


El colectivo que trabaja por la recuperación de la Memoria Histórica considera que, más allá de lo simbólico de la inauguración, el mejor homenaje es hacer Justicia y recuerda que sigue vigente el modelo español de impunidad que impide hasta investigar los crímenes cometidos por la dictadura.


Desde Ahaztuak valoramos que en la obra escultórica que se inaugura este viernes se haya incorporado un sistema que visualiza todos los nombres de los represaliados alaveses, tal y como veníamos reclamando desde que se anunció la realización de este proyecto. Habíamos insistido en que el objetivo principal de este espacio público de homenaje a los alaveses represaliados por la dictadura franquista tenía que servir para la divulgación de lo ocurrido en nuestro territorio. Por eso hicimos llegar nuestra propuesta de “Izen Guztiak / Todos los nombres” que, según la información que nos han trasladado desde la propia Diputación, ha quedado recogida en la Plaza.

No obstante mas allá de lo simbólico de la inauguración de la obra escultórica, queremos recalcar que son muchas las cuestiones pendientes respecto a las víctimas del franquismo en los diversos ámbitos que afectan a las mismas. En este sentido, basta señalar que a escasos metros de esta plaza en homenaje a los represaliados por la dictadura, se alza una Catedral presidida por un enorme escudo fascista en honor a un régimen que vulneró sistemáticamente los derechos humanos. Al margen de la persistencia de la simbología franquista, más preocupante resulta la persistencia del modelo de Impunidad diseñado en la denominada transición sobre el que se cimienta la actual monarquía parlamentaria. Las consecuencias de aquella reforma tutelada son tan evidentes como que el actual entramado jurídico español impide hasta investigar los crímenes cometidos por la dictadura, crímenes como las desapariciones forzosas que son de lesa humanidad y por lo tanto no prescriben. Asesinatos en masa, secuestros, torturas, así como la ejecución de tales actos dentro de una política gubernamental que los autorizaba y ordenaba. Sin embargo, a fecha de hoy se siguen manteniendo con plena vigencia las sentencias incoadas por esos tribunales franquistas: Juicios sumarísimos y condenas de muerte que mientras no sean jurídicamente anuladas siguen criminalizando a las víctimas y protegiendo a los responsables de todas las atrocidades cometidas.


Ante esta realidad, consideramos necesario realizar un reconocimiento público a los ideales por los que fueron perseguidos y represaliados miles de alaveses durante décadas, un reconocimiento público por lo tanto a los ideales republicanos y de defensa de las libertades de las personas y de los pueblos. Un reconocimiento público a esos cientos de alaveses exterminados por el fascismo; primero con fusilamientos extrajudiciales, “paseos” y desapariciones forzosas, después con consejos de guerra sumarísimos y penas de muerte; un reconocimiento que tiene que ir más allá de lo simbólico.

Es cierto que con la incorporación de los nombres, la obra escultórica va más allá de lo puramente artístico, ya que se convierte también en un lugar de recuerdo y homenaje explícito para los alaveses que continúan desaparecidos, sin tumba reconocida, sin un lugar referencial donde sus familias y el conjunto de la sociedad puedan acudir a honrar su memoria. Pero este hecho positivo se puede quedar en testimonial si no se le da una continuidad impulsando políticas públicas de memoria que vengan acompañadas de valentía política y voluntad real para activar en todos los ámbitos, también desde las instituciones, el compromiso con la exigencia de Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del genocidio franquista.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++