15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

miércoles, 12 de agosto de 2009

¿Hay que dar en la cabeza a los franquistas?

Cuando las futuras generaciones conozcan el rostro de lo que fue aquella bestial etapa de la historia, aprenderán a despreciar su memoria, tanto como yo me avergüenzo del Rey Juan Carlos



Carlos Tena. Kaos-InSurgente 8-8-2009 Supongamos que en el parlamento español se condenase una ideología totalitaria, o un sistema nacido de la violencia armada. Por ejemplo, el asalto a una democracia que todo un pueblo refrendó en las urnas, esas cajitas de cartón o metacrilato, de latón u hojalata, que suelen utilizar gobiernos que creen en el sufragio universal, como los que impulsan, con todo el poder de Falsimedia en contra, presidentes como Rafael Correa, Evo Morales o Hugo Rafael Chávez, dando la palabra a la ciudadanía, en decenas de ocasiones, para expresar su voluntad en cualquier tema de interés nacional.



En las llamadas democracias del mundo libre, desde que ciudadanos como David Eisenhower, Richard Nixon o John F. Kennedy, se apercibieron que las técnicas de Hitler no eran tan descabelladas como se afirmaba, (excepto la de asesinar a seis millones de personas de origen judío), se adoptaron algunas de las estrategias del sangriento mandatario, para acabar con los enemigos del capitalismo de la forma que fuere.


La más exitosa ha sido sin duda el robo de los símbolos y los conceptos. Se han ido apropiando paulatinamente de términos tan hermosos como libertad, verdad, democracia, respeto, e incluso de otros antagónicos, como terrorismo, narcotráfico o dios, con la misma alegría con la que Patxi López, Rubalcaba o el Rey se dedican a lanzar frases huecas, vacías de todo sentido intelectual, en su alocada carrera por demostrar que los asesinos son los que matan con bombas y tiros, mientras que los cientos de miles de cadáveres sobre los que se alza la libertad vigilada que millones de ciudadanos padecemos, fueron parte de la herencia que dejó el mayor terrorista de la historia reciente española: el mentor del actual monarca. Un general golpista, ajeno a todo lo que pudiera significar cordura, generosidad y dignidad. Nadie más ignominioso que el que hereda, de las manos de un criminal, todo el poder que este atesoró en vida y tras su muerte, porque la familia del dictador y sus descendientes siguen aún disfrutando del patrimonio robado al pueblo español.


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++