15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

jueves, 5 de septiembre de 2013

Medio siglo de un símbolo de la represión franquista

Se cumplen 50 años de la detención y maltrato de Anita Sirgo por encabezar la movilización de las mujeres en las huelgas mineras

Ine.es 04.09.2013
Todo ocurrió hace ahora medio siglo, pero Anita Sirgo cuenta su historia como si hubiera pasado anteayer. Se justifica asegurando que ha hablado tantas veces de lo ocurrido entonces, que es difícil borrarlo ahora de su memoria. Tampoco lo pretende, «porque siempre he querido que se supiera la verdad». Sirgo fue detenida y maltratada por participar de forma activa en la movilización de las mujeres de las Cuencas en apoyo de las huelgas mineras en septiembre de 1963. Cincuenta años después, asegura no guardar rencor por lo ocurrido, «pero sí quiero que se haga justicia».

A sus 83 años, Anita Sirgo mantiene su vitalidad reivindicativa y defiende que sus actos «siempre fueron por la defensa de los mineros, que trabajaban en unas condiciones inhumanas». Por eso, junto a otras compañeras y amigas, como Tina Pérez, que también sufrió los mismos abusos que ella, comenzó a movilizar a las mujeres de los mineros en la clandestinidad. Un movimiento que se asemeja -con las diferencias claras de la época- al que encabeza en la actualidad el colectivo «Mujeres del carbón en lucha». En plena dictadura, Sirgo y el resto de sus compañeras lo tuvieron mucho más difícil. «No nos podíamos juntar más de siete personas a la vez para que no sospecharan, pero aún así conseguimos reunir muchos apoyos». Su objetivo, en medio de las huelgas mineras, «era convencer a los esquiroles para que no fuesen a trabajar, y vaya si lo hicimos». 

El éxito de sus movilizaciones trajo consigo su detención y la de Tina Pérez. «Querían que les diésemos información, pero nos negamos en rotundo», explica. Su negativa fue respondida con tremendas palizas y rapándole el pelo con una navaja de afeitar. «Nos dijeron que sólo nos dejarían salir de la cárcel si nos poníamos una pañoleta para que la gente no viera lo que habían hecho con nosotras, pero nos volvimos a negar», relata. Eso le valió un mes más de cárcel en Oviedo «hasta que me creció algo el pelo y me dejaron salir». Pero no pudieron amedrentarla. «No paré en casa, me fui a la calle a contarle a todo el mundo lo que habían hecho con nosotras». Su relato llamó la atención de la opinión pública y trascendió las fronteras del país. Tal fue su repercusión, que obligó a Manuel Fraga, que por entonces era ministro con Franco, a desmentir los hechos. 

Anita Sirgo se convirtió en un símbolo de la represión franquista. Y aún así, nunca se divinizó, sino que siguió luchando por los derechos de los trabajadores junto a otras mujeres de la región. Entre estas protestas, destaca un sonado encierro en los años setenta en la Catedral de Oviedo. No se arrepiente, todo lo contrario, asegura que, «aunque pasamos penalidades y llevamos muchos golpes, mereció la pena. Sin nosotras, no sé si se habría llegado a donde llegamos», concluye.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++