15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 2 de marzo de 2014

Puig Antich "40" años menos de vida

Francesc Llimona Llovet  28/2/14
El 2 de marzo de 1976 aparecieron en Barcelona diversas pintadas, tampoco muchas, con un escueto, original y contundente mensaje: "Puig Antich 2 años menos de vida". No llevaban firma de ningún partido, a lo sumo la todavía incipiente A con círculo. En el convulsivo inicio de la transición esta grupuscular iniciativa pretendía revolver las entrañas con el recue...rdo reciente de la “ejecución” a garrote vil de Salvador Puig Antich en Barcelona y del “súbdito polaco” Heinz Chez que no era polaco sino alemán del Este y se llamaba Georg Michael Welzel y fue ejecutado simultáneamente en Tarragona (a él le dedicaron Els Joglars la prohibidísima obra "La Torna"). La torna en catalán es el cambio en especies que se daba para redondear, por ejemplo en las panaderías con un trocito de coca para los chavales.

 También recuerdo alguna otra pintada: "Los asesinatos se evitan NO se aprovechan". (? ) Aquellas pintadas también pretendían denunciar uno de los episodios más ruines que a la postre sentaron las bases de nuestra actual democracia. Los partidos inmersos en el proceso de la transacción, incluídos monárquicos, unidos en la llamada Junta Democrática, discutían y pactaban en París una estrategia globalmente beneficiosa. El PCE y especialmente el PSUC en Catalunya lo tenían claro. No convenía de ninguna manera que se implicaran en una campaña para evitar el asesinato legal de Puig Antich, "un bandolero anarquista a quien le dieron garrote vil", según El Caso. Esta inacción contrastaba con las fuertes campañas que se produjeron en toda Europa.

 Puig Antich, Oriol Solé i Pons Llobet formaban parte de un grupúsculo, el M.I.L. (Movimiento Ibérico de Liberación) o 1000, alejado del movimiento obrero oficial de la época totalmente controlado por el PCE. La gente del 1000, poco más de una docena activa de miembros y con una escasa red de apoyo, tampoco se definían como anarquistas, si bien es cierto que estaban influenciados por el exilio libertario en Francia, especialmente de Toulouse con quienes mantenían contactos. Eran anticapitalistas, iconoclastas, formaban parte de lo que posteriormente se llamó la izquierda heterodoxa, próximos al consejismo obrero de Anton Pannekoek. Hacían atracos, les llamaban expropiaciones, para editar libretos, las ediciones Mayo 37 con títulos de otros autores como "Sobre la Miseria en el medio estudiantil", "Los Consejos Obreros", "De la revolución a las trincheras", "El derecho a la pereza".... En sus panfletos propios siempre incluían comics, dibujos, fotos trucadas, todo muy “underground” y festivo, en una línea nunca vista en nuestro país, absolutamente alejada de las toscas octavillas de la izquierda antifranquista ya fuera estalinista, trostkista o maoísta.

 Al reconocer su alejamiento del movimiento obrero real se autodisolvieron con un texto que en su época me pareció tremendamente interesante por lo novedoso de su planteamiento.

 Lo que pasó después, y ya autodisuelto el grupo, está más que escrito, estudiado en Universidades, incluso "pelicularizado" en el film de Mediapro. Un confuso tiroteo en el centro de Barcelona, un joven policía muerto y Puig Antich seriamente herido y condenado a muerte por un consejo de guerra mediante un método de muerte tortura inquisitorial : el garrote vil que se puede observar en detalle en las salas del terror de algunas museos de cera.

 Se han publicado muchos libros sobre Puig Antich y el 1000, estos días aparece otro dedicado a denunciar las flagrantes irregularidades del "juicio". Objetivamente resulta por lo menos curioso para un grupúsculo que, antes de estos hechos, apenas había tenido resonancia en la lucha antifranquista oficializada. La posterior muerte de otro compañero del 1000, Oriol Solé Sugranyés que participó en la fuga de Segovia y fue acribillado a 200 metros de la frontera con Francia, también contribuyó a la posterior mitificación.

 La ejecución legal a garrote vil de Salvador Puig Antich y de "Heinz Chez" , así consta en la portada de "El Caso", vivida casi en directo, supuso un gran impacto pra much@s, sobre todo en Barcelona y no sólo en el ámbito universitario, y marcó la manera de entender de manera escéptica la transición para gente de mi generación, o más concretamente, de mi entorno. Yo tenía 17 años, la misma que otro detenido del grupo.

 He reflexionado mucho pensando en aquellas asambleas universitarias previas a la ejecución. Asistimos en directo a la estrategia y puesta en escena de algún partido de izquierda que provocaba que sus jovencísimos militantes reventasen las votaciones en las que se planteaba hacer algo, cualquier cosa para evitar la ejecución o asesinato legal. No se hizo nada. Esta inacción forzada, este boicot, contrastaba, repito, con los movimientos impresionantes que se producían en toda Europa en contra de las penas de muerte, no las últimas por cierto, del franquismo.

 El 2 de marzo de 1974 en la cárcel Modelo de Barcelona, a las 9 y pico, el verdugo le dio la última vuelta de tornillo a las cervicales de Salvador Puig Antich con muy poco tiempo de diferencia con lo que también aconteció en Tarragona.

 Entonces sí, ya tenían un mártir... para aquella misma tarde de sábado los partidos antifranquistas sí convocaron una sonada manifestación, había que llevar una rosa roja al cementerio de Montjuïc... para ser masacrados por la Policía Armada. Empezaba a tiempo real lo que los situacionistas llamaban asimilación y recuperación por parte del sistema. Puig Antich ya había accedido a la categoría de antifranquista, y era un icono perfecto: guapo, catalán, algunos de los compañeros del 1000 eran de "buena familia". Muchos años después, Jaume Roure, mandamás de MediaPro, el productor de la película-dramón "Salvador", ya tendría la escena lacrimógena final para su película, la pantalla llena de rosas rojas y el sonido de sirenas con lamúsica de Lluís Llach in crescendo para los créditos. Todo lo contrario a lo que aspiraban los chicos rebeldes y "destroyers" del 1000.

 Para vuelvo al inicio: Han pasado 40 años, ¿tiene sentido recordar un sórdido episodio del ya "superadísimo" franquismo? Pienso que sí... Don José Utrera Molina, quién como Secretario General del Movimiento firmó el "enterado" en el Consejo de Ministros y por tanto la sentencia de muerte, es el suegro de Don Alberto Ruíz Gallardón nuestro actual Ministro de Justicia, y un joven y prometedor letrado que la verdad, no sé qué papel concreto jugó en el proceso, es ahora el flamante abogado* de Alicia Sánchez Camacho...

 
Nota ABF: *Carlos Rey González abogado de Alicia Sánchez Camacho en el caso Método 3 redactó la sentencia del crimen de Salvador Puig Antich

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++