15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 21 de abril de 2013

Magnífico e inolvidable homenaje a los republicanos españoles el 13 de abril en las afueras de Paris (Bobigny)


 Traducción de Rose Marie Serrano más abajo*

Rose-Marie Serrano 14/4/13 Bobigny (París)
(Las traducciones de los textos de los invitados españoles a francés leidos tras la comida republicana fueron realizadas por R.M. Serrano)
 
El sábado 13 de abril de 2013 se celebró en las afueras de París (Bobigny) un grandioso homenaje a los republicanos españoles, ya que se les inauguró una calle y acudió una muchedumbre ilusionada con tal acontecimiento.

En efecto, a pesar de las grandes luchas llevadas a cabo por los republicanos españoles, aún no se consiguieron calles al nombre de éstos en España, aunque mañana sí que la FAMYR y AGE consiguieron que se inaugure en Gijón un Parque al héroe de la Resistencia en el sur de Francia, en Ariège, el "Comandante Robert".

Llegamos a la famosa y anhelada calle los Amigos de los Republicanos Españoles de la región parisina, Eloi Martínez, de ASEREF, Jacques Milhas, de Cuba, Gérard Malgat, quien nos regaló un ejemplar de Max Aub y Francia o la esperanza traicionada, ACER, con su preciosa bandera de homenaje a los brigadistas, numerosos amigos, entre ellos jóvenes Indignados españoles de París, también republicanos, varios camaradas del PRCF. Ramiro Santisteban, ex-presidente de la Asociación de Deportados Españoles en Mauthausen, Daniel Serrano, ex-combatiente republicano, Lucio Urtubia, famoso anarquista, los republicanos de más de 70 y casi 90 años algunos, Victorina, Salvador, Inés, Enriqueta, Angeles, se colocaron con la Sra. Alcaldesa de Bobigny, Mme Catherine Peyge, en la tribuna de honor, para oír los poemas, entre ellos de Neruda, de Rafael Alberti y Retirada de Charles Farreny, leídos por un actor de Bobigny.

Después de escuchar el emocionante y muy documentado discurso de la Sra. alcaldesa, levantaron el velo de la placa Ramiro y Daniel, los más ancianos, con la Sra Alcaldesa. Ramiro muy serio y Daniel casi llorando de emoción, quien expresó su esperanza de ver una calle de los republicanos españoles en su país, su gran, su grandísimo sueño, cumplido hoy, pero aquí, en Bobigny, gracias a la municipalidad con mayoría comunista. 

Tocaron el Himno de Riego, que cantamos con la letra del Coro de los niños mejicanos, pero José prefirió la satírica, que también nos cantó. A mí me encanta la tradicional, la que menciona al general Riego.

Tras asistir a una recepción en la calle, bajo los balcones de los moradores, nos fuimos a comer (dejando florida la extraordinaria placa) al colegio cercano cantando Ay Carmela, el ejército del Ebro, enarbolando nuestras banderas tricolores con gran alegría.

Sentados en la sala del banquete ofrecido por la municipalidad hablaron Eloi Martínez del exilio, de la carta al Sr Primer Secretario del Partido Socialista Harlem Désir, quien metió algo la pata al mencionar “la buena acogida de los franceses en 1939 a los republicanos”, de la gran satisfacción de tener una calle para honrar la memoria de nuestros “queridos republicanos españoles” (título del libro de André de Mingo, cuya esposa nos acompañaba hoy también).

Ramiro Santisteban evocó el tiempo atroz de su viaje al país de la muerte y de la crueldad increíble, Mauthausen, nos quedamos helados pensando en aquellos horrores del nazismo, pero Ramiro concluyó con la solidaridad de los españoles, lo que permitió a unos pocos, él entre ellos, escapar del infierno, o sea sobrevivir.

Daniel leyó el magnífico, el generoso texto enviado por el Comandante Robert para agradecer a la Sra alcaldesa y a la municipalidad su acto de reconocimiento hacia los republicanos españoles, texto en el que José Antonio Alonso Alcalde, ciudadano de honor de Foix, agradece “ese testimonio de amistad” pero dice con gran nobleza y lucidez: “a cambio pido para todos los que cayeron en el combate, el respeto y la gratitud por su sacrificio en la Historia de las naciones liberadas del fascismo-nazismo”.

Los jóvenes cantaron muy animados, Leonor Fabra nos habló del libro escrito por José Antonio Vidal sobre su padre “El sargento Fabra (historia y mito de un militar republicano 1940-1970)”. 

Jean-Paul Chantereau intervino representado la ACER (la Amical de Combatientes en España Republicana), recordando la extraordinaria experiencia de Marinaleda, en Andalucía, que intenta cumplir el sueño de reparto de tierras que emprendió la Segunda República con el gobierno de Frente Popular y nos leyó el excelente texto de Jean Ortiz “Monarchie espagnole: sauver les meubles (que traduzco algo simpáticamente por “Monarquía española: salirse de apuros o sálvese lo que se pueda”) o sea que aclara el gran fracaso y escándalo de la monarquía.

Lucio Urtubia salió a expresar su gran disgusto o asco por el sistema capitalista y alabó el ideal anarquista, al que adhirieron tantos republicanos españoles. Entonces se animó la atmósfera ya que Enriqueta, quien no es anarquista, pero sí una encantadora republicana española –parisina- de cerca de 90 años no estuvo del todo de acuerdo con él y riñeron algo pero amistosamente . Ella y yo cantamos animosamente el himno comunista “Somos comunistas revolucionarios” (con letra escrita por Daniel ayer con un montón de canciones anarquistas y comunistas, que recuerda de su juventud), después de escuchar las vivas canciones anarquistas que se entonaron. La alcaldesa los reconcilió a todos delante de nuestra maravillosa y fraternal bandera, La Tricolor. También cantamos la Joven Guardia, todos, con ACER y ASEREF.

Henri Belin mencionó su genial película sobre la memoria republicana y la Transición, No darse por vencido. Gracias a esa estupenda película no sólo se expresó Daniel Serrano sobre el dolor del olvido de los republicanos de su pueblo toledano, sino muchos luchadores de la memoria histórica celebérrimos, cuyas luchas son de gran alcance en el progreso en España de la idea de justicia hacia los republicanos.

Manuel, otro amigo de los republicanos españoles de la región parisina, con familiares represaliados y deportados, leyó el texto de Floren Dimas, delegado de AGE en Murcia, gran luchador de la memoria republicana, “Palabras ante el 14 de abril, Día de la República”, en el que recuerda que “el monarca español es el único Jefe de Estado del mundo que no ha jurado ni prometido fidelidad a la Constitución… ya que juró en su momento fidelidad al propio Caudillo…”. Floren Dimas añade de modo esperanzador que “poco a poco el advenimiento de la III República, va siendo percibida como una opción posible y esperanzadora, especialmente atractiva para una juventud que se resiste a no ser “carne de emigración”…. ¡Estupendo texto que nos llenó de admiración!

También intervino Jean Bonnet, presidente de l’ARC 93, miembro del PRCF, evocando a su pariente muerto en Mauthausen y llamando a luchar contra el feroz capitalismo que pudo devenir en nazismo, explicándonos las orientaciones revolucionarias del Polo de Renacimiento Comunista en Francia, que pronto celebrará una conferencia en París a la que acudirán partidos comunistas hermanos, en particular españoles.

Acacia Condés leyó el magistral mensaje de la historiadora Geneviève Dreyfus-Armand, quien nos lo escribió para esta memorable jornada (que pronto acabaré de traducir y enviaremos a España). Merece ser ampliamente difundido.

Pablo Vivanco, del Comité (de París) de Solidaridad con el Pueblo Vasco, evocó la muerte en la cárcel del militante vasco Xavier López Peña.

Christina Crevillén leyó con gran talento el homenaje al tío de Ma José Barreiro López de Gamarra, Manuel Barreiro Rey, quien dedica el año 2013 a su tío, (nacido en Ferrol, fusilado el 14 de Marzo de 1939, hace 74 años, en el Arsenal del Ferrol, y a los Republicanos que, como Manuel, han luchado por la libertad en la base naval del Ferrol), mientras los amigos, Carmen (venida de Cherbourg con gran entusiasmo) y Valentín y Manuel (de Monteuil) sostenían las fotos de Manuel Barreiro Rey y la del abuelo de Ma José, también fusilado en Málaga. El lugar de memoria del Arsenal no ha sido reconocido ni en su ciudad ni en España, porque es la ciudad de nacimiento de Franco. Henri Belin filmó la talentosa y emocionante intervención de nuestra amiga y se lo enviaremos a Ma José, como homenaje de los amigos de los republicanos españoles de región parisina a sus parientes en esta gran jornada dedicada a los hombres y mujeres fieles a la República, cuyo sacrificio no podemos, no queremos olvidar.

También habló Christina con emoción de la represión sufrida por su familia. Su padre, de niño fue refugiado español, muy bien acogido en Francia. Su tío Fernando, condenado a muerte por haber defendido la República, se salvó después de 11 años de cárcel; el abuelo materno Toribio, fue condenado a muerte por haber sido guardia de asalto. Su pena fue conmutada en treinta años y un día, y después sufrió 8 años de trabajos forzados durante los cuales construyó carreteras para la España franquista. Su abuela, Paca, tuvo que poner a sus 3 hijos menores en el auxilio social con su hija mayor (su madre) y tuvo que trabajar de criada en casa de ricas familias españolas.

Eloi, venido en representación de la Asociación por el Recuerdo del Exilio Español en Francia, retomó la palabra para evocar nuestra lucha del año pasado por la bandera republicana en París en honor a la Nueve y demás republicanos que combatieron en Francia con los aliados, con los FFI.

Por fin leí, mientras Valentín, hijo de uno de los fusilados del cementerio de Cuenca, sostenía la bandera republicana, el excelente texto en español de Pedro García Bilbao, en el que nos explica magistralmente el significado y valor sin par de nuestra bandera titulado Sobre la bandera tricolor, la bandera de España y LaRepública cuyo final copio porque fue el apoteósis de esta gloriosa (y alegre en resumidas cuentas) jornada para los republicanos españoles y sus amigos, aquí, en las afueras de París:

“19° la bandera de la República tiene su lugar en las calles y plazas, en las anchas avenidas por las que pueblo celebrará algún día su victoria, porque la bandera de la República es la promesa de ese triunfo. La veremos ondear en las Cortes, en Cibeles, en Sol, como ondea siempre en los corazones de millones de españoles que nunca se rindieron, y ese día habremos recuperado nuestro país, nuestro futuro, nuestra soberanía, la riqueza no será otra cosa que el resultado del trabajo honrado de cada cual y los derechos y libertades de todos estarán garantizados.

20º Cuando portéis o mostréis la bandera tricolor recordad estas palabras, que no son mías, sino las que aprendí de mis mayores y a las que intento honrar cada día de mi vida. Portar la bandera tricolor es un compromiso moral de primera magnitud. ¿Estáis dispuestos a defenderla con todo lo que implica? Leed en público estos puntos. Difundidlos. Mirad en vuestros corazones.”

Deseamos para los republicanos españoles de toda la península una jornada del Día de la República tan soleada en el cielo y en los corazones como lo fue ésta aquí, para nosotros, cerca de París.

¡Salud y República, viva la Tercera!

Rose-Marie Serrano (Amigos de los Republicanos Españoles de la región parisina)

*Intervención de Catherine Peyge, alcaldesa de Bobigny
Al atardecer del 24 de agosto de 1944, una pequeña vanguardia de la segunda División Blindada del general Leclerc se abalanzó hacia París insurgente pero que seguía ocupada por los alemanes y alcanzó el Ayuntamiento. Los quince blindados tomaron posición para defender el Comité Nacional de Libéración que se había instalado allí.
Los parisinos que habían acudido se extrañaban de descubrir los nombres de esos blindados : Madrid, Guadalajara, Brunete, Guernica, Teruel e incluso Don Quijote…
Dos días después, el general de Gaulle, el general Leclerc, los miembros del Comité de Liberación subían a pie los Campos Elíseos en medio del alborozo popular. Las noticias de entonces muestran imágenes de esos mismos carros blindados que abrían la marcha y aseguraban la protección de ambos hombres y la de la muchedumbre de los parisinos que los aclamaban, pero esas imágenes dejan en el anonimato a los hombres que conducían esos carros blindados.
La amnesia embargó la historia oficial en relación con esos hombres. Para el gran público, salieron por fin del anonimato y del olvido sesenta años más tarde, en agosto de 2004, en un artículo del Nouvel Observateur firmado por el general Michel Roquejoffre.
Escribía : « Son los vehículos del teniente Amado Granell, quien soñaba con la restauración de la República en España ; del sargento Campos, anarquista, evadido de España, jefe de comando en los cuerpos francos de Africa ; del sargento jefe Garcès, aragonés de Zaragoza, matador bajo el nombre de Larita II, veterano de la Legión ; de Enguinados, nacido en México de madre india y de padre español, alistado a los 15 años en las filas republicanas ; de Juan Reiter, de origen alemán, antiguo jefe de batallón del ejército republicano español, evadido de España ; de Carino López, marinero pescador gallego quien, después de la desbandada de los Republicanos, llegó a Orán en una pequeña chalupa… »
Subraya el general Roquejoffre : « Esos españoles habían vuelto a tomar las armas para liberar Francia. Los franceses deben saberlo (…) Tienen derecho a todo el agradecimiento de los franceses. »
El agradecimiento de la Francia oficial fue harto modesto.
No obstante Francia tenía esa deuda de honor que hubiera debido saldar para borrar el profundo sentimiento de vergüenza inspirado por su actitud hacia esos hombres, hacia los Republicanos españoles, hacia vosotros quienes estáis aquí hoy en nombre de ellos.
Cuando necesitabais ayuda Francia os abandonó. Cuando hubiera podido acogeros con los brazos abiertos, lo hizo apuntándoos con las bayonetas.
Sí, en la España de 1939, “Ellos” sí que pasaron…pero eso sucedió debido a la traición en la que, después del fracaso del Frente Popular, Francia participó.
Después de su proclamación el 14 de abril de 1931, la República española les daba miedo a todos los biempensantes, como les daba miedo a la City de Londres y a Wall Street.
Representó al contrario una esperanza para los pueblos del mundo entero que se organizaron en un formidable movimiento para sostenerla.
Decenas de miles de mujeres y hombres, en particular en Francia, se alistaron en las Brigadas internacionales, para combatir a su lado, a vuestro lado. Con sus sombras y sus luces, las Brigadas escribieron una de las páginas que marcaron el siglo.
Su heroísmo, el de los combatientes republicanos no bastaron.
La política de no-intervención de las grandes potencias democráticas abandonó de hecho España a Franco. Dejó el campo libre al apoyo masivo que le aportaron la Italia de Musolini y sobre todo la Alemania de Hitler que utilizó España para experimentar sus técnicas de guerra, los bombardeos masivos de poblaciones civiles.
¿Cómo olvidar ? Aquel día, el 26 de abril de 1937, en Guernica, era día de mercado cuando surgieron los aviones de la legión Condor enviada por Hitler. Arrasaron Guernica bajo una lluvia de bombas.
Hoy el horror de aquel acto sigue siendo experimentado. En efecto, Picasso volvió ese crimen imprescriptible pintando su célebre y dramático cuadro con nombre de la ciudad vasca, mientras Paul Eluard anunciaba como visionario la « Victoria » futura de los muertos de Guernica :
« Parias la muerte la tierra y la fealdad
De nuestros enemigos tienen el color
 Monótono de nuestra noche
Los venceremos »

Frente a una potencia tecnológica superior, mal equipados, debilmente sostenidos por la falsa generosidad de Stalin, los ejércitos de la República acabaron cediendo. Los historiadores no han acabado de hurgar las fosas de la guerra de España que sigue atormentando nuestra memoria con imágenes terribles. ¿Cómo olvidar las de la « Retirada » ? Esos centenares de miles de mujeres, de niños, de soldados exhaustos, azorados, estremeciéndose de frío, de hambre, heridos o enfermos, andando –hormigueros humanos de desesperanza y de miserias – hacia la esperanza que representaban para ellos, para vosotros, Francia.

Ésta os acogió como bandidos. Hacinados en campos o abandonados con vuestra hambre, vuestra sed, sin cuidos, sin cobijo, entregados a los piojos, al tifus, muchos de vosotros murieron. Los blindados de la Liberación que conducíais en el combate hubieran podido llevar otros nombres.

Los de Argelès, del Vernet, de Gurs, de Agde, de Bram, de Setfonds…todos esos campos de concentración del Suroeste donde la Francia de entonces os hacinó.
Hubieran podido llamarse también, Setat Relizane, Bou-Arfa, camp Morand, Oued-Akrouch, Kenadsa, Tandara…esos campos de Africa del Norte con entre ellos los siniestros campos llamados « de castigo» de Hadjerta M’guil, Ain el Ourak, Meridja o Djelfa, verdaderas colonias penitenciarias donde, sometidos a los trabajos forzados, estabais entregados al sadismo de guardias que tenían derecho de vida y muerte sobre vosotros.
Todos esos nombres de campos de concentración franceses que habéis conocido a menudo antes de conocer los campos nazis.
Había más de una cincuentena, han sido borrados de la memoria francesa, sin duda por estar demasiado cargados de vergüenza. No obstante, en cuanto Francia hubo declarado la guerra a la Alemania nazi, fue de aquellos campos de donde surgisteis para volver a tomar las armas y combatir, en primera línea, a aquel enemigo que nos era común.
Mucho tiempo fue acreditada la idea de que no habíais sido sino un puñado en participar en la Liberación de Francia.
La verdad es que –en la diversidad de lo que érais- habéis sido decenas de miles en combatir para ella : en los ejércitos aliados, bajo el uniforme de La Francia Libre, en las filas de los Francos Tiradores y Partisanos, en los de la M. O. I., en los maquis del Limousin, de los Glières, del Vercors, como guía de clandestinos en los Pirineos…
Cuando uno de vosotros caía, poníais en su tumba una pequeña bandera republicana. Pedíais que la inscripción « muerto por Francia » -lo que era el caso- fuera reemplazada por « muerto por la Libertad » !
Pues vuestro compromiso en los combates de la Francia Libre respondía a valores universales : los de la Libertad, de la Justicia, de la Democracia, esos valores encarnados por la República que habíais defendido durante más de treinta meses de una atroz guerra civil. Una vez liberada Francia, viendo de nuevo traicionadas vuestras esperanzas de liberar España a su vez, habéis preferido la sombra y el silencio a la fama de los héroes.
Sí, Francia os debe su total reconocimiento y su gratitud.
Bautizando con vuestro nombre esta calle de Bobigny, tenemos la plena conciencia de sólo pagar un modesto tributo, pero lo hacemos con todo corazón.
¡Honor a vosotros, hombres de la República española, combatientes de la Libertad !
Mensaje de la Sra. Geneviève Dreyfus-Armand, historiadora 
No pudiendo estar presente físicamente este día (el 13 de abril) en Bobigny, quisiera expresarles mi profunda convicción que nombrar “calle de los republicanos españoles” una calle de Bobigny es rendir justicia a una historia, demasiado a menudo olvidada, la de esas mujeres y de esos hombres que tuvieron que dejar su país -España- caído en manos de un dictador, sostenido por los regímenes nazis y fascistas. Es rendir homenaje a su valentía, de ellos quienes fueron los primeros en combatir el fascismo en su propia tierra y quienes prosiguieron, en Francia, ese combate tomando una parte activa en la Resistencia en contra del ocupante nazi.

En región parisina, como en las otras regiones donde encontraron refugio, los republicanos españoles aportaron a la Resistencia su determinación en luchar en contra del nazismo. Para ellos, la participación en la Resistencia se inscribía en la continuidad del combate llevado en España. Curtidos  por sus años de combates, aportaban también su experiencia en la lucha armada, muy valiosa en la guerrilla urbana llevada a cabo en zona ocupada. La continuación entre la participación en la guerra de España y los alistamientos en la Resistencia, particularmente en la lucha armada, está ahora bien establecida. El propio Henri Rol-Tanguy, antiguo comisario político de la XIV Brigada Internacional –“La Marseillaise”- y quien, como jefe de los FFI de la región parisina, decidió la insurrección de agosto de 1944 en la capital, subrayó después de la guerra la importancia de la experiencia española en la constitución de los primeros núcleos de Resistencia. Y durante la liberación de París, los españoles combatieron con unidades de los FTP y en las afueras, participaron en los combates en contra de las unidades alemanas.

Después de la guerra mundial, los republicanos españoles -a menudo al lado de sus compatriotas llegados antes que aquellos en las afueras de París- participaron por su trabajo en la reconstrucción de su país de exilio. Trabajaban en numerosos sectores de actividad, la industria automóvil o la metalurgia, la construcción o las obras públicas. Por su labor, se iban integrando en la región parisina -y Bobigny es de ello un ejemplo- ya que las potencias victoriosas de la guerra mundial no se habían puesto de acuerdo entre ellas para ayudar a derrocar al régimen franquista.

Saludar esa historia, rendir homenaje a aquellos antifascistas, a esos trabajadores, e inscribir esa historia en el espacio público de la cuidad, es hacer obra de gratitud hacia quienes combatieron, trabajaron y contribuyeron en edificar la sociedad de hoy.

Texto leido en mi nombre por Christina Crevillén, grabado por Henri Belin

Mª José Barreiro López de Gamarra nieta y sobrina de fusilados 
En primer lugar quiero agradecerle a la Asociación Les Amis des Républicains Espagnols en  la région parisienne haberme invitado a este importante y emotivo acto de reconocimiento a los republicanos españoles exiliados en Francia. En especial a Rose M. Serrano y a su padre Daniel por su amistad y compañerismo a tantos kilometros de distancia y  concederme estos minutos de que mi tío Manuel, que no tuvo oportunidad de viajar fuera de la peninsula al que encarcelaron el 21 de julio de 1936 y  le arrancaron la vida con 25 años, el 14 de marzo de 1939, fusilado hace 74 años;  hoy, gracias a ellos,  está aquí con vosotros al igual que yo misma.

Reconocimiento que como bien sabemos todos no tienen en su propio país, donde siguen manteniendo vigentes sus condenas a muerte y prisión. Y donde la negativa a hacer justicia nos ha llevado a pedirla en otro pais amparados en el derecho penal internacional por delitos de genocidio y/o lesa humanidad. Manuel es una de las victimas en la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo, en la cual me he personado por su crimen y por el de mi abuelo materno malagueño Juan Lopez de Gamarra, fusilado en el cementerio de San Rafael de la ciudad donde durante 20 años desde 1937 a 1957 fueron fusilados más de 4.000 hombres y mujeres por ser de diversas ideologias de izquierdas.

Manuel Barreiro Rey es el hermano mayor de mi padre. Nacido en Ferrol en el Barrio de Esteiro en Galicia el 21 de junio de 1913.

Este año 2013 es el centenario de su nacimiento, por este motivo quiero dedicarlo  a su recuerdo y através de él, también al resto de hombres de las dotaciones de los buques que perdieron la vida en la Base Naval de Ferrol, su ciudad natal.

Un homenaje a Manuel Barreiro y a todas las víctimas del fascismo español desde ese Lugar de Memoria que es el Arsenal Militar de Ferrol. Donde fueron fusilados.

Lugar de Memoria olvidado por la sociedad; ya no desconocido del resto del Estado Español si no de su propia ciudad.

Manuel, al igual que sus compañeros de infortunio, en este recinto militar es el gran olvidado, por su propia profesión, La Armada. “Todavía” expulsados de la Marina y “todavía” condenados a muerte sin juzgar los crímenes con ellos cometidos.

Porque Ferrol, una ciudad con historia revolucionaria y antifranquista ha quedado como falso reducto del fascista dictador, su delito ha sido dar cuna al genocida. Pero también ha dado cuna a hombres y mujeres fieles a los derechos democráticos de la sociedad, antifascistas, obreros luchadores que dieron su vida y su sufrimiento para ser olvidados e ignorados en la actualidad.
Por el sufrimiento de los hombres que allí estuvieron encarcelados, unos paseados cada madrugada y otros muchos como Manuel que no habiendo sido paseado fue condenado a Pena de Muerte y fusilado. Estos buques fueron: el acorazado España, el crucero Almirante Cervera al que pertenecía Manuel, el destructor Velasco y varios torpederos y guardacostas.

No los volvamos a abandonar al olvido, luchemos por que los hechos que allí sucedieron sean conocidos e integrados en los estudios de las nuevas generaciones.

Por todas las víctimas olvidadas de la Marina gallega, por este Arsenal Militar, su historia y su futuro como Lugar de Memoria señalado, tan importante en la historia del país,  y tan desconocido.

Adquiramos este compromiso de lucha por la Verdad, Justicia y Reparación

¡Manuel te queremos y no te olvidamos!

Las acusaciones que sufrió: 
-Promotor de la rebelión a bordo del Crucero Almirante Cervera (como acusación más grave), acusación que conllevaba la imposibilidad de commutación de pena.

-Ocupar una terraza cercana a la Puerta del Dique (Puerta de la Base Naval de Ferrol).

-Abrir esta puerta para que entraran civiles

-Hacer fuego contra la academia de Maquinistas

-Salir del Arsenal Militar y dirigirse al ayuntamiento para ayudar al alcalde “ Jefe Supremo Marxista” (palabras textuales del sumario) 

Agravantes: 
-Haber sido instructor de analfabetos en la Escuela de Tiro Naval Janer de Marin  antes del Golpe de Estado

-“Favorecedor de Cabos expulsados” (palabras textuales del sumario refiriendose a los Cabos expulsados por los sucesos de 1934, readmitidos posteriormente tras el triunfo de las elecciones por el gobierno del Frente Popular).

El nº de víctimas en la ciudad de Ferrol y su comarca asciende a más de 700 personas fusiladas por paseos y penas de muerte,

Gracias

Mensaje de  José Antonio Alonso Alcalde,  el  “Comandante Robert” 
Señora alcaldesa de Bobigny, señores y señoras concejales municipales, señores los presidentes de asociaciones de Antiguos Combatientes, Amigos de los Republicanos españoles, Amigos de los Combatientes en España republicana, Señor Presidente de ASEREF, señoras y señores,

Anima el corazón el ver que 68 años después de la Liberación de Francia, perdura la memoria y que el pueblo francés no ha olvidado el éxodo de un pueblo que en 1939 huía de la barbarie franquista en busca de un refugio en Francia.

La prueba de ello es esta placa de calle a los republicanos españoles que evoca tantos recuerdos.
La acogida que nos fue reservada no era la que podíamos esperar del país de los Derechos Humanos: campos de retención, compañías de trabajadores extranjeros etc. Pero siempre supimos distinguir entre el gobierno de la época y el pueblo francés, quien siempre nos ofreció su apoyo y su amor.

Nunca nos dimos por vencidos y cuando Francia fue invadida por el enemigo común, nos organizamos en brigadas de guerrilleros españoles y en todos los departamentos del sur de Francia combatimos en emboscadas y sabotajes y en 1944 liberamos la ciudad de Foix y después de 4 días de combate, fue la liberación completa del departamento del Ariège y participando en todos esos combates, contribuimos aunque humildemente, en la derrota del nazismo.

Quisiera recordar que la Nueve, novena compañía de la II División Blindada, estaba compuesta por republicanos españoles y que los primeros carros de combate que entraron en París estaban conducidos por republicanos españoles.

Le agradezco muy calurosamente a la Señora Alcaldesa y a sus concejales municipales ese gesto de amistad y de fraternidad. Permítanme también dirigir mis cariñosos y amistosos pensamientos a la Señora Geneviève Dreyfus-Armand, quien siempre estuvo presente en todas las ceremonias de homenaje a los republicanos españoles.

También me dirijo a todos los presentes para agradecer ese testimonio de amistad y para decirle que desde numerosos años no hemos cesado de recorrer escuelas, colegios,  y liceos para decir a las nuevas generaciones el  porqué de nuestra lucha y lo hacemos no por nuevos títulos de gloria, sino que pediré para todos los que cayeron en el combate, el respeto por su gesto y el reconocimiento de su sacrificio en la historia de las naciones liberadas del fascismo-nazismo.

En cuanto a nosotros, los escasísimos supervivientes de esa época que nos obstinamos en llamar gloriosa, nuestra mejor recompensa no puede ser sino la paz, la paz en nuestras conciencias y el sentimiento y la satisfacción de haber cumplido nuestro deber de hombres libres y creo poder decir muy alto que lo hemos cumplido con dignidad y con mucho valor.

Salud y Viva la República !

José Antonio Alonso Alcalde, llamado “el Comandante Robert”, Bon Encontre, marzo de 2013.

Palabras ante el 14 de Abril, Día de la República 
Floren Dimas
La Monarquía española lleva sumida desde hace algún tiempo en escándalos de todo tipo: corrupción, falta de transparencia en el uso de fondos públicos, imputación penal de algunos de sus miembros, amoríos y cornamentas regias, viajes cinegéticos inoportunos, e incoherencias anticonstitucionales, como es el desprecio a la condición femenina, al imponer en la línea sucesoria a un hombre (Felipe), frente a una mujer (Elena), mayor que él, lo que da idea del machismo insoportable instalado en la Zarzuela. Un lío monumental del que es imposible salir con la cabeza alta, desde el derecho y desde la moral.

Pero aunque, de Juan Carlos de Borbón para abajo, toda la familia real fuera un dechado de virtudes, la justificación de la legalidad y legitimidad de la Corona, estaría igualmente cuestionada, ya que la base jurídica de la Monarquía española es, por lejano que aparezca en el tiempo, el Bando de Guerra del 28 de julio de 1936, sobre el que el régimen que designó a Juan Carlos sucesor de Franco, edificó toda su arquitectura jurídica y legal. Base sobre la que fundamentó su designación como sucesor del dictador.
Muerto Franco en 1975, la aprobación de la ley de la Reforma Política de 1976, pero sobre todo, el referéndum de 1978 para determinar la forma del estado, plantearon dos graves cuestiones:

• La marginación de las candidaturas de los partidos republicanos históricos, en el proceso de constitución de las cortes constituyentes y del proceso electoral.

• El estado de excepción encubierto, con los tanques a motor caliente, ambiente en el que se desarrolló la jornada del día del referéndum, en donde solo cabían dos opciones:

Un franquismo sin Franco, ó...

una democracia con Rey.

Es decir, se hurtó a los españoles la capacidad para decidir, si querían una Monarquía representada por el heredero de Franco, o bien se decidían por una República democrática avanzada.

Se da así el caso paradójico, de que el monarca español es el único Jefe de Estado del mundo, que no ha jurado ni prometido fidelidad a la Constitución, y no lo hizo para no resultar perjuro, ya que como católico que se considera, ya juró en su momento fidelidad al propio Caudillo, y a los principios fundamentales del Movimiento Nacional.

La catastrófica crisis económica en que “los mercados”, (es decir, el poder económico global y nacional, protegido antes por el PSOE y actualmente por el PP) no es sino una consecuencia de las políticas de las el Rey de España es garante, ya que dichos poderes son los mismos que se han mantenido intactos desde la extinción de Franco.

Esa es la Monarquía que una parte muy activa de la izquierda está reivindicando en las calles de España, haciendo flamear estas mismas banderas que ondean entre nosotros.

Aunque la marea humana que protesta con rabia e indignación, no tenga plena conciencia de los antecedentes históricos, ni del hilo que conecta al pasado con el presente, va ganando cada día la percepción popular de que ya no valen recambios de gobiernos, ni parches ni componendas, para salvar a un sistema que ha llevado a España a la ruina, si no que poco a poco el advenimiento pacífico de la III República, va siendo percibida como una opción posible y esperanzadora, especialmente atractiva para una juventud que se resiste a no ser carne de emigración, pudiendo vivir como personas -y no como súbditos- dentro de su propio país.

Hoy más que nunca, la República Española se percibe en el horizonte, no como una aspiración cargada de nostálgica, si no como la única salida a la actual crisis económica y moral del país, con el fin de la impunidad del franquismo, y la abolición de un régimen coronado, injusto e inmoral.

¡Viva la República!

Floren Dimas, 1° de abril de 2013

Sobre la bandera tricolor, la bandera de España y su República
Pedro A. García Bilbao 

1º La bandera tricolor es la bandera de España, no la de una dinastía reinante que suplanta a la nación en sus símbolos externos

2º …la de España como unión de ciudadanos, libres e iguales

3º …es constitucional, pues representó a un estado constitucional y democrático, representa por tanto valores constitucionales

4º …no está vigente, la vigente es otra, pero representa valores democráticos y constitucionales, y por ello puede ondear orgullosa al lado de cualquier otra bandera constitucional.

5º no es la bandera de un partido, sino la de una ilusión compartida, la de una España democrática, de ciudadanos y ciudadanas, dueños de sus destinos, fraterna y solidaria, donde los seres humanos no sean esclavos ni del dinero, ni de la propiedad

6º es fraterna con todos los pueblos, con las otras naciones, con los ciudadanos de no importa donde, pues siendo republicana/republicana es partícipe de la idea de la fraternidad universal

7º como representación simbólica de la libertad y la ciudadanía y de un estado radicalmente democrático, la Tricolor puede ondear fraternalmente con las de los otros pueblos o naciones, pues su idea de ciudadanía es fraterna y no niega la identidad de los demás ni lo necesita para afirmarse

8º… por ella dieron su vida cientos de miles de españoles de todos los credos e ideologias democráticas, pues sus colores amparan todos los sueños e ilusiones de fraternidad, a todos recoge, a todos ampara, incluso a aquellos que la niegan, pues esa es la grandeza de la idea republicana

9º es la expresión de un anhelo de libertad, de igualdad y fraternidad que sigue vivo en nuestro pueblo, por eso es atacada, negada, ninguneada, frivolizada, por eso se sigue atacando la memoria de la Segunda Republica, por eso la defendemos y la portamos con orgullo

10º La banderas rojas y negras, emblemas de la solidaridad obrera y del progreso de la humanidad son plenamente compatibles con ella, y si no lo son es que algo va mal

11º como bandera de un estado no puede ser patrimonio exclusivo de ninguna fuerza privada o particular, política, social, ciudadana, pero como representación de unos valores puede y debe ser mostrada simbólicamente, pues es un elemento de unión por encima de siglas o diferencias

12º el escudo constitucional de la Republica no incluye referencias a la monarquía, no tiene ni coronas, ni iconos de la dinastía (no lleva las flores de lis) ni representa territorios sometidos como hace el escudo monárquico, sino que representa a los pueblos que lucharon por sus libertades, ese es el sentido del castillete (también llamado «corona mural») que remata el escudo y que representa las murallas de las ciudades que combatieron por sus libertades frente al despotismo real. Esta referencia a lucha histórica por las libertades, sumada a la franja morada que desde el XIX se interpretó como símbolo de la resistencia al poder real y de las libertades ciuadadanas, conforma un conjunto simbólico completo.

13º la República que representa la Tricolor no es una república cualquiera, sino la república «republicana», la que es democrática y defiende el bien común y la fraternidad, la república de trabajadores de toda clase organizados en régimen de libertad y justicia que decía la Constitución de 1931 que nunca fue derogada legalmente

14º… quienes consideren que la Bandera de la República es sólo apta para las calles y manifestaciones o para actos en cementerios y no vea oportuno defenderla y defender sus valores en las instituciones democráticas, en realidad está manipulando su uso para engañar conciencias,

15º …ondear la bandera entraña una responsabilidad pues implica llevar «la voz de la República» allí donde estemos, en la calle, en los actos públicos, en las Cortes, en los ayuntamientos, en todas partes pero eso es sólo posible si ondea en nuestros corazones, lo que da valor a la bandera no son sus colores, sino la conducta virtuosa de quienes la porten,

16º …la bandera de la República es un trapo más como todas las otras banderas, pero es un trapo más que representa las ilusiones de un pueblo, no es un grito servil ni prueba de sometimiento, es un abrazo fraterno y una promesa de un mundo mejor y más digno.

17º …la bandera de la República española es la bandera de un país, España, que fue asesinado y sigue en manos de sus verdugos, por eso quienes digan defender la república y olviden la memoria, la dolorosa realidad de la impunidad del franquismo o a los cientos de miles de víctimas que siguen en cunetas y fosas mientras los genocidas dan su nombre a calles, plazas o instituciones del estado, en realidad son cómplices de esos crímenes.

18º …para los republicanos una nación no se entiende sin las personas que la habitan, la nuestra es una nación de ciudadanos, sin ciudadanos no existe la nación, sin libertad no existe la ciudadanía y no hay libertad cuando sólo el dinero y la propiedad dominan. Por eso la República es imprescindible para vencer a los mercados y el liberalismo, por eso la República del Pueblo, de los ciudadanos, del bien común, es el enemigo a batir que se ha fijado el capitalismo actual, quieren negar su ideal, su existencia, borrarla de la mente de la gente. La República es el campeón de los sencillos y humildes frente a los soberbios y poderosos. Por eso el republicanismo es enemigo mortal del liberalismo, pues éste niega la fraternidad y justifica a los poderosos. Por eso la República del pueblo es la garantía de la libertad. Por eso la República del Pueblo es la única que puede vencer a los mercados…

19º por todo ello, la bandera de la República tiene su lugar en las calles y plazas, en las anchas avenidas por las que pueblo celebrará algún dia su victoria, porque la bandera de la República es la promesa de ese triunfo. La veremos ondear en las Cortes, en Cibeles, en Sol, como ondea siempre en los corazones de millones de españoles que nunca se rindieron, y ese día habremos recuperado nuestro país, nuestro futuro, nuestra soberanía, la riqueza no será otra cosa que el resultado del trabajo honrado de cada cual y los derechos y libertades de todos estarán garantizados.

20º Cuando portéis o mostréis la bandera tricolor recordad estas palabras, que no son mías, sino las que aprendí de mis mayores y a las que intento honrar cada día de mi vida. Portar la bandera tricolor es un compromiso moral de primera magnitud. ¿Estáis dispuestos a defenderla con todo lo que implica? Leed en público estos puntos. Difundidlos. Mirad en vuestros corazon.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++