15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

martes, 30 de octubre de 2012

Crónica de la reunión informativa de Ana Messuti sobre la querella argentina en Barcelona

video
 
LA ABOGADA  ANA MESSUTI PRESENTA LA QUERELLA ARGENTINA CONTRA EL FRANQUISMO EN NOU BARRIS
Lugar: Centre Cívic La Masia de La Guineueta (Nou Barris, Barcelona)
Fecha: 5 de octubre de 2012
Organizado por Mª José Barreiro López de Gamarra querellante y Agustín García Clavé nacido en la URSS, hijo de exiliado desaparecido en la II Guerra Mundial.
Presentación fotográfica de Salvador Aleman Macia
 
Con un lleno casi absoluto, la abogada Ana Messuti empezó afirmando que el objetivo de la querella argentina contra el franquismo no es otro que el de conseguir “algo de justicia”, y añadió “no se podrá hacer toda la justicia para tantos crímenes como aquí se han cometido; los criminales franquistas nunca van a pagar por sus crímenes dado que la pena nunca va a ser proporcional al delito que cometieron porque nosotros no somos asesinos ni torturadores” - con estas palabras, la abogada americana reconocía ante un aforo de unas 150 personas, muchas de ellas víctimas directas e indirectas de la represión fascista española, la  brutalidad de los crímenes cometidos durante la dictadura del general Francisco Franco.
Messuti manifestó  que “la universalidad de los estos crímenes  – decimos que son universales porque delitos similares se siguen cometiendo en muchas partes y en España también porque muchas personas continúan desaparecidas – produce una indignación también universal; la gravedad de los mismos hace que no podamos permitir que los delitos prescriban; esa universalidad espacial y temporal hace que siempre se tengan que perseguir” e insistió en que “todos los estados tienen que combatir la impunidad, además del propio estado español que tiene problemas políticos para hacerlo a causa de la Ley de Amnistía”.
La jurista observó que muchos estados “que cumplen las prescripciones internacionales sobre economía, en cambio, les cuesta mucho cumplir y asumir las prescripciones de derechos humanos que ellos mismos firmaron” y lanzó una pregunta en el aire “¿cómo podemos vivir en un ordenamiento jurídico en el que uno que ha robado un coche va a la cárcel pero uno que ha matado o torturado a cientos de personas te lo puedes encontrar en el bar tomando un café?”
Messuti hizo un recorrido sobre cómo se inició la querella en Buenos Aires. El primer querellante se presentó en un bufete en el año 2009; era Darío Rivas - quien en la actualidad tiene 93 años - hijo de un alcalde socialista republicano que fue detenido y asesinado por los sublevados. Rivas dijo a los abogados argentinos: “en España no se puede hacer nada, ¿qué se puede hacer aquí?”  Seguidamente, una a una se fueron personando todas las asociaciones de derechos humanos de la Argentina, más la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica que dirige en España Emilio Silva y, posteriormente, unas cinco o seis personas a título individual.
         
Pero Ana Messuti explica que los querellantes se han multiplicado a partir de la sentencia que en Febrero de 2012 “absuelve al juez Garzón pero condena a la Justicia española a no perseguir los crímenes del fascismo”. La abogada informa que en la actualidad se produce una media de una querella por día y que en España más de 60 asociaciones de la Memoria se han unido en pro de la querella argentina bajo la denominación de AQUA (Red ciudadana de apoyo a la querella argentina).
La abogada fue rotunda: “presentado la querella ejercen ustedes un derecho que tienen; no se trata de una dádiva, no es ningún favor que la justicia les hace, se hace en el ejercicio del principio de Jurisdicción Universal; la querella está muy bien fundamentada y amparada por el Derecho Internacional”. El bufete que lo lleva a cabo es líder en casos de Derechos Humanos; es el mismo que se ocupó del Plan Cóndor, del juicio al militar  y torturador argentino Adolfo Scilingo, de los juicios de los bebés desaparecidos en Argentina...
La jurista argentina remarcó que esta querella ha marcado jurisdicción porque antes sólo la familia directa podía querellarse pero en este caso, al tener en cuenta el tiempo transcurrido durante el cual a las víctimas la justicia siempre les ha sido negada, cualquier familiar podrá hacerlo, independientemente del grado de parentesco: “si no fuese así, estaríamos dejando ganar a los fascistas que, con el tiempo, pretenden que se pierda la Memoria” (modalidades de participación enla causa argentina contra la represión franquista).
Durante este acto de presentación, Ana Messuti estuvo acompañada en la mesa por Pere Fortuny, presidente de la Associació Pro-Memòria als Immolats per la Llibertat a Catalunya y por la reportera de TV3 Montse Armengou, autora junto al periodista Ricard Belis de Els nens perduts del franquisme (2002) el primer reportaje realizado en España sobre las víctimas infantiles de  la represión franquista. La presentación corrió a cargo del historiador Salvador López Arnal quien afirmó como el silencio y el encubrimiento siguen reinando en todo el Estado español y, como muestra, recordó que el principal centro de detención y tortura en Barcelona durante el franquismo, la comisaría emplazada en Vía Laietana, sigue funcionando como si nada hubiese sucedido, sin una sola placa en memoria de tantas víctimas allí torturadas y sin un sólo torturador juzgado  ni encarcelado.
Pere Fortuny, de forma breve y concisa, puso de manifiesto con varios ejemplos como en España el franquismo y sus delitos se siguen tapando: “Ni Alemania ni Italia conservan monumentos fascistas por motivos artísticos, aquí sí; Juan Carlos I otorga títulos nobiliarios a personalidades franquistas, incluidas la esposa y la hija del dictador, quizás en agradecimiento a que fue nombrado por él como su sucesor; la Iglesia Católica española nunca ha pedido perdón por su participación directa en el Régimen y en la represión que perpetró tantos crímenes contra la Humanidad; el Estado español, con la ley de la Memoria Histórica, ha bloqueado todas la vías de reparación”. Y acabó afirmando la necesidad de que se produzca la rehabilitación jurídica de aquellos que fueron asesinados y torturados.
La periodista Montse Armengou explicó que fue en Argentina, durante la realización del documental  Argentina punt i seguit, donde aprendió el significado de la universalidad de los crímenes contra la Humanidad. Allí, suprimieron la Ley del punto final y la Ley de obediencia debida y sentaron en el banquillo no sólo a los militares sino también a representantes de la Iglesia católica que habían sido cómplices de la dictadura.
Armengou afirmó que “la situación de las víctimas en España es tremenda a todos los niveles; judicial, político y moral; es indignante que la única reparación que tengan sea aparecer en la televisión y contarlo” y advirtió que como consecuencia de tantos crímenes silenciados durante décadas se produce un trauma transgeneracional que afecta a toda la sociedad y que se traduce en “ese duelo colectivo que vamos arrastrando”.
La periodista, que prepara un documental sobre el Valle de los Caídos, donde miles de republicanos fueron enterrados sin el conocimiento ni el consentimiento de sus familias, sostuvo que “los grandes exhumadores fueron los propios franquistas que sacaron a sus víctimas de las fosas donde les enterraron para llevarles al Valle de los Caídos”.
Antes de dar la palabra a Ana Messuti, Armengou acabó su intervención diciendo “es una vergüenza que, si tan españoles se sienten los gobernantes actuales, tengan que venir de fuera al rescate de las víctimas españolas y de la Memoria.
Luisa Luna Herrero

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++