15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013
"Muero contento, porque equivocado o no, muero por una idea" Manuel Barreiro dos días antes de ser fusilado 12/3/1939

domingo, 27 de enero de 2013

El coronel Martínez Inglés responde tras conocer que será juzgado por "calumnias al Rey"

Insurgente 26/1/13
El pasado viernes, día 18 de enero, el coronel Martínez Inglés recibió en su domicilio una cédula de citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, por la que se le convoca para que acuda el día 13 de febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se le sigue en ese tribunal especial por un presunto delito de "calumnias e injurias graves contra la Corona".  El fundamento de la acusación contra el coronel Martínez Inglés está basado en un artículo publicado en Canarias-semanal.org, en el que bajo el título "¿Por qué te callas ahora?"  , el oficial del Ejército español hacía diversas consideraciones en torno a la personalidad del monarca Juan Carlos Borbón.
La fiscalía de la Audiencia Nacional, que como se sabe es una jurisdicción especial, heredera del antiguo tribunal franquista de Orden Público (TOP), ha solicitado para él una condena de UN AÑO Y TRES MESES DE PRISIÓN y el abono de costas del juicio estimadas en 2.000 euros.
En relación con su procesamiento y la petición fiscal, el coronel Martínez Inglés redactó para este periódico digital una nota que adjuntamos a continuación.
Nota del Coronel Martínez Inglés
Día de la ira republicana
De la mía, desde luego que sí, que me confieso iracundo en extremo, esperando y deseando que ese día ya cercano del próximo mes de Febrero lo estéis también la mayoría de vosotros, estimados amigos, compañeros, demócratas, republicanos y ciudadanos en general de este desgraciado país de la corrupción, el pelotazo, las preferentes, los EREs, el Bárcenas, los sobres fantasma, el Urdangarín, la Gürtel, los jubilatas sin Urgencias, los médicos privatizados, los seis millones de parados, los novecientos mil millones de euros de Deuda, los diez millones de pobres de solemnidad, los dos millones de familias en las que no entra un euro un mes tras otro… etc, etc.
Porque tiene tela, amigos, con la que está cayendo en este territorio plagado de sinvergüenzas de alto estanding que guardan sus rapiñas en Suiza y abandonado por Dios y hasta por la señora Merkel, tener que acudir, ese próximo día que les comento, a la Audiencia Nacional (un Tribunal, como todos ustedes saben, con el ADN del antiguo Tribunal de Orden Público franquista) a defenderme de una acusación de calumnias e injurias vertidas (según el Fiscal General del Estado que, como todos ustedes saben también, cumple órdenes del Gobierno) contra un impresentable señor, un obsoleto y desvergonzado monarca, un despreciable sujeto divino e inviolable que se pasa las leyes por el forro de su corona, un hombre acabado física y mentalmente por sus excesos que, desde hace treinta y siete años, "okupa" sin ninguna legitimidad (salvo la del militar rebelde y genocida que lo colocó ahí) la Jefatura del Estado español.  Dedicándose en exclusiva todos estos años a pegarse la gran vida y a utilizar en provecho propio los recursos del Estado: caza de elefantes acompañado de su "asesora estratégica" de turno, francachelas sexuales pagadas con fondos reservados, pseudo golpes de Estado para asentar su tambaleante corona, colaboración de facto en los oscuros negocios de su señor yerno, amasamiento de una fortunita personal que medios solventes extranjeros (incluido el New York Times) cifran a día de hoy en 1.800 millones de euros… etc., etc. Presuntos delitos, vicios redomados y actuación impropia del alto cargo que ostenta y que le llevó, en abril del año pasado, en una patética intervención televisada, a pedir perdón a sus asombrados súbditos.
Pues sí, amigos, les cuento.  El pasado viernes 18 de Enero recibí en mi domicilio una Cédula de Citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional (una cutre cédula en la que no figura, supongo que por miedo, ni el nombre del titular del Juzgado ni el de la secretaria judicial que la firma con un garabato) por la que se me convoca para que acuda el día 13 de Febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se me sigue en ese tribunal especial, en calidad de acusado y bajo apercibimiento de ley.
Anteriormente a esta citación, en Noviembre del año pasado, ya había recibido un escrito del Juzgado Central nº 002 de la misma Audiencia Nacional trasladándome la petición de pena por parte de la Fiscalía: UN AÑO Y TRES MESES DE PRISION (¡Inaudito, los golfos queriendo llevar a la cárcel a los honrados!)  Y el abono de las costas del juicio estimadas en 2.000 euros.
Al comunicaros este desagradable asunto, estimados amigos y compañeros, quiero que sepáis que yo lo afronto con total tranquilidad y normalidad, enmarcándolo en la ya larga lucha personal que libro desde hace años para que algún día, ya cercano afortunadamente, vuelva a este país el legítimo régimen republicano masacrado por el fascismo castrense en 1939 y, desde luego, sin que mi ánimo flaquee un solo segundo, como he hecho a lo largo de toda mi vida en situaciones mucho más comprometidas y peligrosas que ésta, seguro de lo que hago y con la certeza absoluta de que, al final, el triunfo estará de mi parte.  Y, por supuesto, del ideal con el que me he comprometido.  Que, en estos momentos y sin remilgos de ningún tipo, debo reconocer que no es otro que, como os acabo de decir, lograr la pronta y venturosa llegada de la III República española.  Mandando a los infiernos, de una vez por todas, la insulsa, obsoleta y corrupta monarquía juancarlista/franquista que ha sido, en una gran proporción, la culpable del desastre y la ruina que en estos momentos atenaza a todos los españoles.
Yo, amigos, estoy acostumbrado a luchar solo.  Lo hice en el año 1989 cuando me enfrenté a la cúpula castrense franquista del momento, al ministro de Defensa Narcís Serra y al Gobierno socialista en pleno, para conseguir erradicar de este país la mili obligatoria que, sin servir para mantener una defensa exterior efectiva, se cobraba la vida de más de doscientos jóvenes al año en accidentes (por falta de preparación técnica de los mismos) y en suicidios.  Objetivo que lograría por fin en 1996, curiosamente, con la llegada de la derecha al poder.
Y ya antes (y perdonad que os cuente estas "batallitas" de mi ancestral currículo pero es que uno tiene ya sus añitos, aunque, la verdad, biológicamente no creo que pase de la cuarentena ya que todavía aguanto bien los ocho kilómetros que corro todas las tardes desde hace más o menos cincuenta años) tanto en la guerra de Ifni de 1958, en la que mandé un comando especial de cuarenta soldados voluntarios y casi suicidas con la misión casi diaria de infiltrarnos en el campo enemigo para hacer prisioneros y obtener valiosa información que evitara a nuestras tropas ataques intempestivos, como años después en el desierto del Sahara al frente de tropas nómadas nativas, como en las Unidades especiales de paracaidistas realizando centenares de saltos en condiciones extremas o en la terrible como angustiosa "guerra del norte" en la que cualquier mañana, en un semáforo, podías encontrarte con la muerte… siempre actué con arreglo a mis principios e ideales, por propia voluntad, sin necesidad de compañía laguna y, afortunadamente, encontrándome con el éxito al final de la peligrosa "cabalgada".
Pero en esta ocasión, ciudadanos españoles, amigos, compañeros, republicanos, que todavía atesoráis ilusiones y que aspiráis a cambiar cuanto antes la peligrosísima situación en la que en estos momentos se encuentra este país, yo os pido, para no afrontar en soledad la personal lucha que voluntariamente libro con esta monarquía que nos asfixia y que con sus excesos ha mantenido siempre en verde el asqueroso semáforo de la corrupción, que me ayudéis, que me apoyéis, que os solidaricéis conmigo y que, los que podáis, estéis el próximo día 13 de febrero ante el número 12 de la calle Prim de Madrid, sede de la siniestra Audiencia Nacional residuo vergonzoso del franquismo.
Yo, desde luego ¡faltaría más!  Voy a acudir allí en esa fecha y hora para plantar cara, una vez más, a semejante rodillo antidemocrático, en cuyo interior, unos prepotentes y endiosados juristas tratan de irradiar su efímero y espurio poder por delegación del Gobierno y del partido de turno.  Parafernalia jurídico/política que a mí, lejos de causarme ningún pavor, me produce, si no risa, sí preocupación y hastío por lo que semejantes conductas representan dentro del pavoroso escenario institucional y social en el que estos momentos se debate este país, en crisis total de supervivencia.
Termino ya esta larga nota con la que para nada he querido transmitiros preocupación personal o duda de ninguna clase, sino, todo lo contrario, esperanza, horizonte vital, espíritu de lucha y valentía ante lo que tiene que venir… y vendrá.
Y como punto final, ahí van mi última y reiterativa petición al respecto y una solemne promesa:
Los españoles demócratas que amamos la República no podemos dejar pasar, mirando para otro lado, la presente situación.  Debemos dar un paso al frente de una vez comprometiéndonos de verdad y en serio con la consecución de nuestros ideales.  Dejémonos de manifestaciones insulsas y reiterativas con nuestras añoradas banderas al viento.  Ya no hay tiempo para eso.  Ha llegado el punto y la hora de salir a la calle, de luchar, pacífica y democráticamente, por supuesto, pero sin renunciar para nada al enfrentamiento público de las ideas y al sacrificio personal.  Y deberemos hacerlo, además de para conseguir nuestros sueños, para colaborar a sacar del pozo en el que se encuentran hundidos millones y millones de compatriotas absolutamente desmoralizados y empobrecidos por una casta política postfranquista que ha esquilmado este país en nombre de la libertad y la democracia.
"Si somos capaces de hacer algo parecido a esto, amigos y compañeros.  Si nos unimos y nos olvidamos de protagonismos y personalismos espurios, yo os prometo que antes de dos años (quizá bastante antes) gozaremos en España de una nueva III Republica, democrática, moderna, europea y respetuosa con la libertad y los derechos fundamentales de todos los ciudadanos.  O moriré en el intento.
Que empezará a funcionar, eso sí, con todos los corruptos de este país dentro de la cárcel, empezando por el rey (primer corrupto de este país) y terminando por el último alcalde que haya podido sucumbir a la pérfida tentación del pelotazo".
Soy consciente de que a alguna persona que me lea, estas palabras que acabo de estampar negro sobre blanco pueden parecerle demagógicas, ampulosas, vanidosas, visionarias e, incluso, idealistas y trasnochadas.  ¡Allá ella!  Yo lo que puedo decirle al respecto es que están redactadas con la mano en el corazón de un soldado español que juró hace ya muchos años defender a sus compatriotas con su propia vida, que con ese fin se la ha jugado repetidas veces a lo largo de los últimos cincuenta años y que está dispuesto a volver a hacerlo las veces que hagan falta para ser fiel a ese juramento.  Los tiempos no están para críticas estériles, amigos, sino para actuar.  Y aquél que en estos dramáticos momentos tenga algo bueno que proponer para que los españoles no nos inmolemos colectivamente en la pira de la corrupción y el enfrentamiento, y se considere capaz de luchar para llevarlo a efecto, que lo diga.  Yo encantado, me subiré a su carro.
Pero no hacer nada, no.  No nos queda demasiado tiempo.  Si en las próximas semanas o meses cae Rajoy, asesinado por la corrupción de su propio partido (escenario harto probable), el infinito político y social, como un tremendo abismo, se abrirá ante nosotros.

Fdo: Amadeo Martínez Inglés Coronel.  Escritor.  Historiador

Rodolfo Martín Villa: Modelo Español de Impunidad

Dokumentala + Hitzaldia 
/ Documental + Charla
De Martxoak Hiru
Rodolfo Martín Villa* es una pieza clave para entender el modelo español de impunidad, un ejemplo vivo de la continuidad entre las estructuras franquistas y los actuales poderes político-económicos. 
Por esta razón, este miércoles, 30 de enero, en M3MORIA-GUNEA a partir de las 19:00 h, será el eje principal de una jornada en la que se proyectará “Cubillo: Historia de un crimen de Estado”: Un documental que explica el atentado que sufrió el revolucionario canario Antonio Cubillo en 1978, uno de tantos capítulos de guerra sucia a los que Martín Villa aparece directamente vinculado. Esta proyección dará paso a un coloquio con representantes de dos colectivos que trabajan en la denuncia de la impunidad de los crímenes franquistas: Andoni Txasko de Martxoak 3 elkartea – Asociación Víctimas 3 de Marzo y Sabin Arana de Goldatu, la asociación de presos y represaliados vascos de la dictadura franquista.
*Martín Villa ocupó diferentes cargos de responsabilidad durante las décadas más oscuras de nuestra historia reciente: miembro de Falange Española, Jefe nacional del SEU (1962-1964), gobernador civil y jefe provincial del denominado Movimiento Nacional franquista en Barcelona (1974), ministro de relaciones sindicales en el gobierno de Arias Navarro entre (1975-1976) y ministro de gobernación (1976-1979) al mando de los cuerpos policiales. Volvió al gobierno de la UCD como ministro de Administración Territorial en 1980 y también fue vicepresidente primero de Gobierno desde 1981 hasta 1982. Tras la disolución de la UCD se incorporó al Partido Demócrata Popular para integrarse más tarde en el Partido Popular, accediendo a su ejecutiva nacional en 1988 y siendo diputado en el Congreso (1989-1997). Cambió la política por la dirección de grandes empresas, pilotando la privatización de Endesa como presidente (1997-2002) y después en Sogecable (2004-2010). Actualmente el gobierno de Mariano Rajoy lo ha nombrado consejero de la (SAREB) Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Restructuración Bancaria, conocido popularmente con el eufemismo de “banco malo”.

jueves, 24 de enero de 2013

La guerra sucia del Estado Español contra el anarcosindicalismo: El caso Scala

La Haine 16/1/13
CNT-AIT  
Tal día como hoy*, en 1978 se produjo el montaje ''Caso Scala'' para reprimir el éxito del movimiento anarcosindicalista y libertario.
 *(16 de enero de 1978) 

La sala Scala en llamas
El domingo 15 de enero de 1978 la CNT organizó una manifestación en Barcelona contra la firma de los Pactos de la Moncloa y las elecciones sindicales. En la misma se juntaron alrededor de 10.000 trabajadores que seguían oponiéndose a ese pacto social y que era prueba evidente de la gran capacidad de convocatoria que tenia la CNT en aquellos momentos.

A las 13:15 horas, terminada la manifestación, tuvo lugar un ataque con cócteles Molotov contra la sala de fiestas más conocida y de más éxito de Barcelona en aquellos momentos, la sala "Scala", situada en la esquina de la calle Consejo de Ciento y Paseo de San Juan. El resultado inmediato fue la muerte de cuatro trabajadores de la sala: Diego Montero, Bernabé Bravo, Ramón Egea y Juan Manuel López; tres de los cuales eran afiliados de la propia CNT.


Por aquellos días podría decirse que los ciudadanos estaban en cierto modo acostumbrados a las noticias de atentados terroristas. A nadie asombraba el asesinato de policías o militares, los coches-bomba y demás actos que resultaban casi habituales en aquella época. Sin embargo, un atentado contra una sala de fiestas era algo que resultaba inverosímil por lo absurdo y disparatado de la idea. Probablemente por ello en los primeros momentos se aventuraron toda clase de hipótesis. Algunos medios achacaron el atentado a vulgares asesinos, otros lo relacionaron con cuestiones particulares relacionadas con la sala de fiestas, algunos llegaron a establecer una relación con la campaña en pro de la libertad de expresión que por aquel entonces se desarrollaba en solidaridad con el dramaturgo Albert Boadella.
La duda y la incredulidad siguió siendo la tónica general para la inmensa mayoría hasta que, tan sólo cuarenta y ocho horas después, el martes 17 de enero un comunicado de la policía informó de la detención de todos los presuntos autores del atentado, a quienes inmediatamente se les relacionó con la CNT.

«Un comando de la FAI (Federación Anarquista Ibérica), integrado por tres sujetos en cuyo poder se ha hallado asimismo documentación que les acredita como afiliados a la central sindical CNT ha sido autor, según la Jefatura de Policia de Barcelona, del atentado contra el restaurante-espectáculo Scala.»

Agencia Pyresa
Efectivamente, los detenidos eran todos afiliados a la CNT y poco antes del atentado habían participado en la manifestación. Al finalizar la manifestación -según la policía- los acusados se habían dirigido a la sala de fiestas lanzando contra ella seis cócteles molotov que ocasionaron el incendio y la muerte de los cuatro trabajadores que se hallaban dentro. De esta manera quedó establecida la relación de los detenidos con la CNT y el atentado con la manifestación. Bajo la dirección del gobernador civil José María Belloch y del comisario Francisco Álvarez, empezaron las detenciones en los medios anarcosindicalistas.


Sin duda lo que más sorprende es la insólita eficacia policial que había permitido encontrar a los culpables entre las 10.000 personas que aproximadamente participaron en la manifestación. Cómo consiguió la policía barcelonesa este alarde de perfección es algo que no se llegaría a saber hasta algún tiempo después. En aquel momento sólo dio lugar a toda clase de conjeturas que tenían como común denominador la sospecha de que detrás de todo había gato encerrado. Con el tiempo esa sospecha se acabaría convirtiendo en certeza.
Comienzo de la campaña orquestada contra el movimiento libertario
Los detenidos fueron debidamente acusados y procesados, pero eso no detuvo la operación policial. Muy al contrario, en los días posteriores fueron detenidas alrededor de 170 personas más, al mismo tiempo que se desataba una imponente campaña de descrédito contra la organización confederal por medio de los medios de comunicación y de los aparatos represivos del estado, que vieron la ocasión de amordazar y destruir la única fuerza con cierto peso social que amenazaba la amplia operación de blanqueo de la dictadura franquista y de los propios franquistas. Dicha operación pasaba por los Pactos de la Moncloa -a los que ni asistieron ni fueron invitadas las fuerzas sindicales, aunque luego la mayoría de las mismas los aceptaran- destinados a hacer recaer sobre las espaldas de la clase trabajadora el grueso de la crisis económica que se estaba viviendo, a costa de fuertes recortes salariales, subidas de impuestos sobre el consumo y pérdida de derechos laborales y a la vez sentar las bases de los cambios políticos que deberían llevar a la Constitución de 1978, fruto de un gran pacto entre el franquismo y una nueva clase política emergente ávida de poder.
La CNT, reacia al conjunto de dichos pactos y reacia, sobretodo, a olvidar el pasado y a renunciar a exigir cuentas al franquismo depurando todo el aparato estatal, ya fuese político, policial, judicial e incluso cultural, se había convertido en el gran objetivo a batir.
El simple hecho de aparecer en la agenda de teléfonos de algunos de los acusados o de una persona relacionada con alguno de los acusados se convirtió en motivo suficiente para ser detenido. Después de ser interrogados y pasar alguna noche en el calabozo, los detenidos eran puestos en libertad sin cargo alguno. Resultaba evidente que la policía no buscaba nada ni a nadie -ya tenían a los culpables- se trataba simplemente de amedrentar a los cenetistas y de ahuyentar de la organización a miles de trabajadores afiliados que, si bien se identificaban con la línea sindical de los anarconsindicalistas, no estaban dispuestos a llegar demasiado lejos en su adhesión, ni mucho menos a desafiar una represión policial de aquella envergadura.
La cosa no era de broma, las noticias de nuevas detenciones crearon un ambiente de inseguridad en gran parte de la afiliación. Por otra parte, la certeza de la implicación de la CNT en el atentado fue afianzándose en la opinión pública, lo que provocó un serio deterioro en la imagen de la organización y de los anarquistas por extensión. Si a esto añadimos las noticias de agresiones y asaltos por parte de grupos fascistas, que en aquellos días se incrementaron de forma muy considerable, podemos hacernos una imagen aproximada de la situación. Ser libertario en aquellos momentos se convirtió en algo bastante desagradable. Los medios de comunicación lo hicieron impopular, la policía y los grupos de la ultraderecha lo hicieron peligroso. Como consecuencia, se fueron debilitando las filas cenetistas, abandonadas por muchos trabajadores.

Ni que decir tiene que los Pactos de la Moncloa pasaron a un segundo plano.

Como hemos dicho la represión no sólo fue policial. El caso Scala marcó el comienzo de una intensa campaña de atentados contra el Movimiento Libertario y contra una CNT de nuevo en auge -ya contaba con 100.000 afiliados sólo en Cataluña- en particular protagonizada por grupos, al parecer de ultraderecha, que se escondían detrás de siglas desconocidas e indescifrables. En aquellos meses se tuvieron noticias de atentados en varias ciudades, sin que la policía demostrara la misma eficacia en detener a sus autores que había demostrado en el caso Scala.
El montaje policial sale a luz
La vista del caso tuvo lugar en diciembre de 1980. Los abogados defensores solicitaron que el ministro de gobernación, Rodolfo Martín Villa, compareciese a declarar, pero no lo hizo. Tampoco lo hizo Joaquín Gambín, confidente de la policía y responsable del incendio del Scala según la defensa. Gambín había logrado fugarse de la prisión de Elche en extrañas circunstancias y, a pesar de que tenía varias órdenes judiciales de busca y captura, la policía no pudo dar con su paradero.

La posición de la defensa apuntaba hacia un montaje policial orquestado mediante confidentes infiltrados en el sindicato CNT con el objetivo de desacreditar al sindicato ante los trabajadores y evitar así su progresión en Cataluña. La sentencia condenó a José Cuevas, Xavier Cañadas y Arturo Palma a 17 años de prisión como autores de un delito de homicidio involuntario y por fabricación de explosivos; Luis Muñoz fue condenado a dos años y seis meses por complicidad, y Rosa López, a 5 meses por encubrimiento. El recurso presentado por los abogados defensores, por quebrantamiento de forma y denegación de pruebas por la no comparecencia de Martín Villa en la vista, fue rechazado por el Supremo.

 La presión sobre la policía por el asunto Gambín se multiplicó a raíz de la vista y de las exigencias, en aquel sentido, del indignado fiscal del caso, Alejandro del Toro, que desde instancias judiciales conservadores fue acusado de "simpatizar con los anarquistas". Con el paso de los años se fue descubriendo el papel crucial y decisivo que desempeñó Joaquín Gambín, el Grillo, o también conocido como el Rubio o el Legionario, en este asunto. Como se llegó a demostrar, fue él quien se infiltró en la CNT para dirigir el atentado. La presión de la prensa sobre la policía y la ausencia de Gambín en la vista del caso hicieron levantar sospechas sobre las verdaderas causas del atentado, provocando incluso desavenencias entre el Ministerio Fiscal y algunos miembros de la judicatura. Finalmente, a finales de 1981, Gambín fue detenido por la policía tras un tiroteo en Valencia. El Caso Scala volvía a abrirse.
La segunda vista del Caso Scala Barcelona, en diciembre de 1983, solo tuvo un acusado: Joaquín Gambín. La sentencia lo condenó a 7 años de prisión por acudir a la manifestación con armas y por preparación de explosivos.

Tras las cenizas del Scala
El Caso Scala fue la punta de lanza de la gran represión que se abatió sobre el movimiento libertario, en momentos de cierta debilidad organizativa y estructural debido a las evidentes divisiones que se estaban ya gestando en el seno de la anarcosindical.

Como posteriormente escribiría Xavier Cañadas Pérez, uno de los encausados y encarcelados durante ocho años por el Caso Scala:

Esta relación de hechos, documentalmente contrastados, arrojan un tal cúmulo de datos que permiten afirmar que el Caso Scala constituye el punto de inflexión de una dinámica de represión, políticamente concebida y previamente estudiada en los altos niveles del Gobierno, pues dichos hechos escapan a la competencia exclusiva de un estamento, de una sola brigada o servicio policial, de un solo magistrado, de un solo Ministerio.
La intensificación de la persecución polical contra el movimiento libertario fue alarmante. El 13 de marzo de 1978 murió Agustín Rueda, preso en la cárcel de Carbanchel, a consecuencia de la paliza que le propinaron un grupo de funcionarios de prisiones. Tres meses después Agutín Valiente falleció en Almeria mientras intentaba evitar una detención polical. En junio de 1979 el cenetista Valentín González murió por el impacto de una pelota de goma lanzada por la policía al reprimir la huega de los trabajadores del Mercado de Abastos de Valencia. Pero la represión no terminó aquí.

Ante esta situación creció el número de compañeros que optaron por la violencia como respuesta a la denominada nueva represión democrática. En febrero de 1978 se detuvo en Barcelona, Valencia y Madrid a veintidós personas acusadas de pertenecer a los Grupos Autónomos, en abril cuatro trabajadores de la SEAT de Barcelona fueron detenidos acusados de formar el Ejército Revolucionario de Ayuda al Trabajadoar (ERAT), al mes siguinete cayeron una docena de compañeros en Valladolid y ese verano continuaron las detenciones. En febro de 1979 hubo once nuevos detenido, en mayo uno más en la Junquera y en junio hubo una amplia redada contra la Federación Ibérica de Grupos Anarquistas (FIGA) en varias ciudades de la península, en agosto se produjeron cuatro nuevas detenciones en el movimeinto libertario barcelonés y en octubre otras tres en Madrid. En noviembre hubo dos heridos de bala en Valencia que pertencáin a los Grupos Autónomos Anarquistas, acusación que se repitió contra otros cuatro anarquistas detenidos en el mes de diciembre de 1979.

La ofensiva de estos miltiantes libertarios alimentó la intoxicación de los medios de comunicación, que, por jemplo, asociaban a los Comado Autónomos Anticapitalistas con ETA, y aumentó el aislamiento de la CNT y del resto de organizaciones anarquistas. Ya no había base social para revolución alguna y el movimiento libertario se fue quedando solo en la lucha por una transformación social más profunda.

 El Caso Scala marcó el fin del crecimiento espectacular de la CNT y del movimiento libertario, y el inicio de su decadencia acelerada. Supuso el frenazo de una organización que crecía a ojos vista, el acentuamiento de sus divisiones y un descrédito que arrastró la organización confederal que quedó ampliamente desautorizada socialmente y prácticamente neutralizada: se consumó el gran Pacto de Estado de la Transición y de la nueva Democracia Española, sin oponentes. La monarquía democrática se consolidó con la Constitución, aprobada en referendum el 6 de diciembre de 1978.
El acoso policial, la consolidación de la monarquia democrática y el reflujo de las luchas obreras llevaron a la CNT a una seria crisis. Cerrado el periodo de luchas revolucionarias del tardofranquismo, había llegado el momento de hacer balance del largo y complicado proceso de reconstrucción y adaptarse a la nueva realidad social y política de la España de los años ochenta.

Así pues, a finales de 1979 la CNT organizaría su V Congreso y primero desde el Congreso de Zaragoza en 1936 y desde que la dictadura arrojara a la organzación a los círculos infernales de la clandestinidad y del exilio. Ya durante el periodo precongresual se hicieron evidentes las profundas divergencias que enfrentaban a los distintos grupos y tendencias que convivían en el seno de la organización. No había discrepancias en el diagnóstico de la situación por la que atravesaba la CNT y el conjunto del movimiento libertario, pero las diferencias eran muy agudas cuando se buscaban las causas y se proponían las soluciones.

Según se iba profundizando en el debate, se fueron decantando dos grandes corrientes de opinión que confluirían al Congreso para generar la primera gran escisión de la CNT desde 1933.

¿Qué fue de los asesinos de Atocha?

José Fernández Cerrá y Fernando Lerdo de Tejada, miembros de Fuerza Nueva, 
y autores materiales del asesinato de cinco abogados laboralistas en enero de 1977
A la izquierda josé Albadalejo Corredera


Lerdo de Tejada se fugó en 1979 y vive en Brasil. Fernández Cerrá cumplió 15 años y después desapareció en el anonimato. García Julia está en una cárcel de Bolivia por narcotráfico 
Crónica -El Mundo- 20 de enero de 2002 Anibal Malvar
Veinticinco años lo es todo si te los has pasado muerto. El 24 de enero de 1977, a las 22.45 de la noche, un comando fascista entraba en un despacho de abogados laboralistas del aún no legalizado PCE, y acribillaba a ocho letrados y a un auxiliar del bufete.

«Átame las alpargatas, morena mía, dáme el fusil /
que voy a matar más rojos que flores tienen mayo y abril».

Luis Javier Benavides, Enrique Valdelvira y Ángel Elías murieron en el acto. Luis Ramos, en el suelo y con las tripas fuera, le decía a Miguel Ángel Saraiba: «Nos han matado, Miguel». Pero los dos sobrevivirían, como Alejandro Ruiz y Dolores González ésta perdió al hijo que llevaba dentro . Los otros dos que pudieron oírle, Francisco Javier Sauquillo (marido de Dolores) y Serafín Holgado, duraron un sólo día con vida en el hospital.

Los asesinos salieron mucho mejor parados, después de atarse las alpargatas y seguir al pie de la letra el resto de consignas de la cancioncilla falangista de guerra. El clima de ruido de sables de aquella España (aún se esperaba que Franco resucitara al tercer día), invitaba a la impunidad. José Fernández Cerrá, con su Browning F/N 9 mm. parabellum, Carlos García Juliá con su Star y Fernando Lerdo de Tejada entraron en el despacho, pusieron a los nueve ocupantes del bufete contra la pared y dispararon a cara descubierta.

Tras limpiar el portal de Atocha 55 de rojelios, ni siquiera se tomaron la precaución de huir de Madrid. Creían haber iniciado la II Santa Cruzada 40 años después, y poner tierra de por medio es de cobardes. La policía los detuvo, en consecuencia, sin dificultad, aunque los agentes rehusaron cobrar la recompensa a la que tenían derecho.

Ya antes del comienzo de la vista, a Fernando Lerdo de Tejada, sobrino de una secretaria de Blas Piñar (fundador de Fuerza Nueva), le concedió el juez instructor un permiso de fin de semana. El reo desmintiendo la semántica de su primer apellido no se reincorporó a la cárcel de Ciudad Real aquel 17 de abril de 1979 y, hasta hoy, permanece perdido en la noche de los tiempos. La huida fue fácil: primero se escondió en La Manga, donde su hermano Luis tenía un negocio. Después partió hacia Francia en coche. Se sabe que en Perpignan le proporcionaron dinero, documentación falsa y un billete hacia Sudamérica. Presumiblemente, pasó varios años residiendo en Chile y, en la actualidad, fuentes cercanas a la familia lo sitúan en Brasil. Hoy podría haber regresado a España.Su delito prescribió en febrero de 1997.

Pero nadie ha sido capaz de dar cuenta de su paradero. Ni siquiera en El Toboso (Toledo), donde residen por temporadas su madre y sus hermanos. Al preguntar por él, muchos vecinos cuelgan el teléfono directamente. Otros responden con reservas: «Nunca más volvió aquí», afirma una amiga de la madre de Lerdo de Tejada que prefiere mantener el anonimato. «Si le preguntas por él, nunca dice dónde está. "Sabemos poco de él, pero bueno", es lo que me contesta siempre», añade. Su sobrino Francisco Javier Lerdo de Tejada, residente en Madrid, asegura no haber sabido de él desde entonces: «Apenas tengo recuerdos de él. Yo tenía entonces sólo cuatro años. No lo he visto desde entonces». Tampoco en Fuerza Nueva se supo nunca más de sus andanzas.

Fernández Cerrá y García Juliá sí fueron juzgados y condenados, cada uno, a 193 años de cárcel. El móvil del crimen del autodenominado Comando Hugo Sosa, vinculado a la Alianza Apostólica Anticomunista, se desveló como un escarmiento a los inspiradores de una huelga de transportes que se enfrentaba a los intereses del Sindicato Vertical. El secretario provincial del Transporte de Madrid, Francisco Albadalejo Corredera, fue condenado a 73 años de prisión por haber dado la orden a los asesinos. Leocadio Jiménez Caravaca ya fallecido, como el anterior fue quien suminstró las armas y cumplió una condena de cuatro años, dos meses y un día. La novia de Fernández Cerrá, Gloria Herguedas, fue condenada a un año de cárcel por complicidad.

García Juliá, que aquella noche de 1977 fue el encargado de dar el tiro de gracia con su Star a Sauquillo y Holgado, no ha dejado de mostrar su ejemplaridad humana desde que, el 23 de septiembre del 91, el juez Ignacio Sánchez Ybarra decretara su libertad condicional tras 14 años de tambo en Villanubla. En agosto de 1994, solicitó permiso a la Audiencia Nacional para viajar a Paraguay atendiendo a una oferta de trabajo de la empresa Traflumar (Tráfico Fluvial y Marítimo).

El permiso le fue concedido por el juez José Luis Castro, pero lo revocó días después a petición de la Fiscalía. En diciembre de 1994, se solicitó formalmente su regreso a España, pero García Juliá no compareció. El 11 de mayo de 1996 era detenido por la policía boliviana bajo la acusación de tráfico de drogas. Lo delataron dos mulas (correos de los narcos) sorprendidos con 15 kilos de cocaína un día antes en un avión con destino a Zürich.La policía boliviana no pudo ver confirmada durante el juicio su sospecha de que los fondos recaudados por Juliá eran invertidos en la financiación de grupos parafascistas, Desde entonces, el ultraderechista permanece recluido en la prisión de alta seguridad de Palmasola (La Paz). El Gobierno español, a petición de Izquierda Unida, acordó solicitar su extradición tras su reunión de 20 de abril de 2001. Según el auto dictado por la Sala un año antes, tiene pendiente en España el cumplimiento de los 3.855 días de prisión que quedaron en el limbo de la culpa tras la revocación de su libertad condicional y su fuga.

Por último, Fernández Cerrá cumplió 15 años de cárcel y salió con la condicional en 1992. Jaime Sartorius, que durante el juicio actuó como abogado de la acusación y que fue quien introdujo en el PCE a cuatro de los cinco abogados asesinados, afirma haber escuchado rumores de que, tras su puesta en libertad, Cerrá había estado vinculado a una empresa de seguridad. «Imagínese, una persona así en una empresa de seguridad, me parece espantoso», dice. Ni él ni el resto de abogados implicados en la causa pueden dar cuenta de su paradero: «Nos hemos intentado olvidar de esa gentuza».

SERVICIOS SECRETOS
Como el resto de letrados de la acusación, considera que el crimen no fue aclarado del todo durante el proceso: «Faltan las cabezas pensantes. No nos dejaron investigar. Para nosotros, las investigaciones apuntaban hacia los servicios secretos, pero sólo apuntaban.Con esto no quiero decir nada».

El también letrado acusador José Luis Núñez Casal recuerda que «las pruebas con respecto a la munición no fueron facilitadas por el instructor. Cómo consiguieron las armas es el hilo que no se pudo desbrozar. Por eso no se pudieron demostrar responsabilidades políticas».

Miguel Ángel Saraiba, uno de los supervivientes de la matanza, también señala que «aún nadie sabe nada de posibles responsabilidades políticas. Pero ellos no tenían capacidad logística» para preparar el crimen. «Es de suponer que los mentores de aquellas personas eran... sonaron varios nombres... Prefiero no hablar. Soy víctima de mi tiempo y tengo miedo. Un miedo controlado, pero que a veces supera la media de mi resistencia. No soy un héroe, y he recibido amenazas los que no están conformes con la trayectoria del grupo político al que pertenezco. Por eso prefiero no hablar», insiste.Veinticinco años después. 

EL DELITO PRESCRIBIÓ
Desde febrero de 1997, Lerdo de Tejada y Fernández Cerrá son hombres libres. No así García Juliá (en la imagen, a la izquierda del entonces dirigente de Fuerza Nueva Blas Piñar), prófugo que «debe» 3.855 días a la Justicia española

domingo, 20 de enero de 2013

Grimau, la primera víctima de Fraga

 Manifestación en protesta por el asesinato de Grimau 
Archivo histórico del PCE

El 20 de abril de 1963, Julián Grimau, dirigente del PCE, fue ejecutado por el régimen de Franco bajo la acusación de “rebelión militar continuada”. Manuel Fraga formó parte del Consejo de Ministros que lo condenó a muerte.
Público . ALEJANDRO TORRÚS Madrid 19/01/2013
Julián Grimau fue llevado al paredón la madrugada del 20 de abril de 1963. Tenía 52 años. En un plan vertiginoso del régimen fue condenado por un delito de “rebelión militar continuada” y fusilado en menos de 72 horas. Jueves por la mañana, Consejo de Guerra; viernes, Consejo de Ministros y no-conmutación; sábado en la madrugada, ejecución. “Fue ejecutado a las cinco de la madrugada, ante los faros de unas camionetas. Los reclutas del pelotón de fusilamiento estaban muy nerviosos. Dispararon 27 balas, pero el oficial al mando tuvo que rematarle con tres tiros de gracia. Nunca lo olvidaré", explicó el abogado defensor de Grimau Alejandro Rebollo.
Este año se conmemora el 50 aniversario de su ejecución e Izquierda Unida ha registrado una proposición no de ley en el Congreso para que el Gobierno rehabilite su figura. El Ejecutivo, de momento, no se ha pronunciado al respecto. La cuestión está pendiente desde enero de 1990, cuando su viuda pidió la revisión de la condena que le llevó al paredón, pero la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo se la denegó por “coherencia jurídica”.
Pero, ¿quién fue Grimau? ¿Por qué fue asesinado sin piedad por el régimen de Franco? ¿Por qué la dictadura, en pleno proceso de apertura, ignoró los más de 800.000 telegramas que llegaron a Madrid pidiendo clemencia, entre ellos los del papa Juan XXIII, J.F. Kennedy, Willy Brandt, Harold Wilson, Aldo Moro, Jean Paul Sartre o Nikita Jruschov?
Las acusaciones del régimen nunca fueron probadas. "Fue una burla a la verdad", dijo su abogado defensorEl día de su ejecución, el 20 de abril de 1953, ABC publicó su supuesto expediente policial. Grimau, según el régimen, había sido jefe de una checa situada en el número 1 de la Plaza de Berenguer el Grande, de Barcelona, donde se había procedido a la detención y tortura de diversas personas. “Fraga diseñó una campaña de propaganda bestial para convencer a los españoles. De hecho, se entregaba un folleto explicativo sobre las acusaciones de Grimau a todas las personas que entraban y salían de España”, asegura Antonio Ortiz, historiador.
Las acusaciones del régimen nunca fueron probadas. Su juicio, según las palabras de su abogado defensor Alejandro Rebollo, fue una “burla a la verdad” que “vulneró hasta las propias leyes ilegales del franquismo”. “Grimau fue asesinado porque era un alto dirigente del PCE y el régimen quería dar un golpe sobre la mesa. Eran tiempos revueltos. Acaban de producirse las huelgas mineras en Asturias y CCOO comenzaba a tener peso en las fábricas de Madrid. El asesinato de Grimau era un aviso a la oposición al régimen: No tenemos problema en volver a coger las armas”, asegura Victor Díaz-Cardiel, dirigente del PCE y compañero y amigo de Grimau.
 
“Soy la última persona que lo vio en libertad”
Díaz-Cardiel fue la última persona que vio a Grimau en libertad. Fue el 7 de noviembre de 1962. Grimau, Díaz Cardiel y Valentín Andrés Álvarez, escritor de la Generación del 27 acudieron a una reunión junto a otro “camarada”. Tras finalizar el encuentro, Grimau y Díaz-Cardiel caminaron juntos hasta la calle Ibiza [en Madrid].
“Nos despedimos como cada día y él tiró hacia su casa, primero, y me dijo que luego iba a reunirse con algún contacto que le iban a facilitar papel y una máquina para hacer octavillas. En el autobús lo detuvieron”, relata Díaz-Cardiel a Público. Grimau fue detenido en un autobús de Madrid en el que sólo viajaban él y dos hombres más (dos agentes de la Brigada Político-Social). Después, se supo que le había delatado su contacto, Francisco Lara, quien poco antes había estado en prisión. “Nunca más supimos de Lara”, afirma Díaz-Cardiel.
La noticia de la detención tardó en llegar a la cúpula del PCE varios días. Grimau había desaparecido, literalmente, de la faz de la tierra. Durante los interrogatorios a los que fue sometido llegó a ser lanzado por la ventana del primer piso de la Dirección General de Seguridad en la Puerta del Sol (hoy sede del Gobierno de Madrid) por sus torturadores.
Grimau fue delatado por Lara, un miembro del partido que había estado en la cárcel
Armando López Salinas formaba parte de la comité central del PCE durante aquellos años, junto a otros históricos dirigentes como Javier Pradera, Manolo López o Romero Marín, líder del partido en el interior. “Tres o cuatro días antes de su detención estuvo en mi casa. Le conocí en aquel tiempo. Complicado y difícil. Se acababa de producir la crisis de los misiles de Cuba. Había habido huelgas en la construcción y en las cuencas mineras. Todo indicaba que iban a por la dirección del PCE”, recuerda López Salinas.
Aunque si alguien conocía bien a Grimau, ese era Díaz-Cardiel, quien asegura que su relación con Grimau era de “honestad” y “complicidad”. “Me sacaba 15 años. Era una relación cercana a un padre y un hijo”, asegura Díaz Cardiel, quien define al histórico dirigente del PCE asesinado como una persona “bondadosa”, “detallista” y “atenta”.
“Hay una anécdota -explica Díaz-Cardiel- que define la personalidad de Grimau. Una tarde, en plena crisis de los misiles de Cuba, yo paseaba con Julián por la calle de Atocha de Madrid. Entonces, vimos una cola enorme de gente en la entrada del cine Monumental. Julián me pregunto que de qué hablaría la gente un día como hoy y se puso en la cola para escuchar las conversaciones de los demás. Charlaba con mucha afabilidad con todo el mundo”. 

Los verdugos
Tras cinco meses detenido, el 18 de abril de 1963 llegó la hora del Consejo de Guerra. Los detalles, cuanto más profundos, más escabrosos son. El vocal ponente de la acusación, Manuel Fernández Martín, ni siquierda tenía la titulación en derecho. Como se demostró más adelante, había falsificado su título universitario durante la guerra. “Sólo había aprobado tres asignaturas”, asegura Antonio Ortiz. El Consejo lo condenó a muerte.
“Julián no tenía salvación. Durante los cinco meses que estuvo detenido los miembros de la dirección del PCE nos reunimos casi todos los días para mover nuestros contactos e intentar que fuera liberado. Lo hacíamos en la Clínica de Medicina Preventiva de Armando Calva, un amigo del Partido”, asegura Armando López Salinas. “Romero Marín era el más pesimista de todos. Desde el primer día que estuvo desaparecido sostuvo que Grimau sería asesinado. Nos tenían ganas y a él es al que pillaron”, prosigue.
El día después del Consejo de Guerra, se celebró un Consejo de Ministros extraordinario para atender las peticiones de indulto. Se reunieron 19 ministros más Franco. Entre ellos, Manuel Fraga, un recién llegado al Gobierno que se había encargado de vender a la sociedad española la verdad del régimen sobre Grimau. Todos votaron en contra de conceder el indulto. Como se pudo saber con el paso de los años, Fraga también.
Manuel Fraga no se opuso a la condena a muerte de Grimau “La única oposición interior que tuvo el régimen fue la del ministro de Asuntos Exteriores,  Fernando María Castiella, que ya estaba trabajando por la integración europea y, posiblemente, los ministros del Opus encargados de los planes de desarrollo, que veían también como este asesinato ponía piedras en el camino”, asegura Ortiz, que asevera que Fraga no alzó la voz para evitar la condena. “Muy al contrario, trató de mantenerse a favor para ganar puntos como un adepto al régimen”, agrega.
El busto y la “seguridad jurídica”
No hubo nada que hacer. La sentencia de muerte de Grimau estaba escrita antes de ser juzgado, torturado e incluso interrogado. "Me enteré de su muerte por la radio y me sumí en un llanto enorme. Era un año clave, la dictadura tenía miedo. El fusilamiento de Grimau quería amedrentarnos, pero no lo consiguió", recuerda Díaz-Cardiel.
López Salinas se enteró del fusilamiento de la boca de José Antonio Novais, corresponal de 'Le Monde' en Madrid, cuando paseaba por el Paseo de la Castellana junto a Romero Marín. “Planteamos a Grimau, semanas antes de su detención, que debía abandonar el país por su seguridad. Él se negó en rotundo. Se veía a sí mismo como el capitán que no debía abandonar el barco cuando este estaba en peligro de hundimiento”, asegura López Salinas.
En los archivos de la justicia española Grimau sigue apareciendo como un delincuente. Un asesino. Por contra, Manuel Fraga, uno de sus verdugos, recibió este lunes un homenaje en el Senado, donde fue inaugurado un busto que honra la memoria del ministro de Franco y posterior fundador de Alianza Popular. “No puede ser considerado un demócrata alguien que no luchó contra la dictadura de Franco”, sentencia Díaz-Cardiel.
 
Pintada en el barrio de Fuencarral (Madrid). Archivo histórico del PCE

martes, 15 de enero de 2013

6ª Marcha Memorial del Jarama 2013. 76º aniversario de la batalla del Jarama

AABI
Este año haremos la marcha el sábado 16 de febrero. Estará dedicada a los voluntarios franceses, o de habla francesa, que combatieron en esta batalla. Muchos dieron sus vidas y sus restos descansan en los cementerios de Morata y Arganda o perdidos en el campo de batalla. La ruta la iniciaremos por la zona donde combatió la XIV BI y la terminaremos en el monumento de Morata a las BI. Nuestro guía será de nuevo el experto David Loriente. Como siempre, vendrá una numerosa representación de amigos británicos, irlandeses y franceses

El programa de actos comienza el jueves 14 de febrero y termina el domingo 17. Si quieres detalles sobre todos ellos, puedes seguir leyendo. Y si quieres participar, sigue las instrucciones que damos al final. Salud.

PROGRAMA

Jueves 14 febrero. Salón de Actos del Instituto Internacional Americano, C/ Miguel Ángel, 8

19:00 Presentación del libro de Laurie Levinger ‘Amor y Saludos Revolucionarios: un joven de Ohio en la Guerra Civil española’ y de la versión inglesa del libro-guía ‘Lugares de las Brigadas Internacionales en Madrid’ de Ken O’Keefe.

Viernes 15 febrero. Salón de Actos del Ateneo de Madrid, Calle del Prado, 21

18:00 Presentación de la 6ª Marcha del Jarama. Entrega del premio ganador del 1º concurso escolar irlandés sobre las Brigadas Internacionales y anuncio de la publicación del libro: ‘Antifascistas’, de la IBMT

20:00 Celebración del 76 aniversario del la victoria del Frente Popular

Sábado 16 febrero. Marcha del Jarama

9:00 Salida de los autobuses frente al Hotel Agumar, Paseo Reina Cristina, 7

10:00 Comienzo de la 6ª Marcha del Jarama sobre el recorrido de la XIV Brigada Internacional franco-belga. Punto de partida: aparcamiento del restaurante El Alto (Ctra. Chinchón M-313 km 8'4)

13:00 Homenaje a los republicanos españoles e internacionales que lucharon y cayeron en el Jarama. Lugar: Monumento a las Brigadas Internacionales de Morata de Tajuña.

14:00 Comida en el Mesón El Cid y visita al Museo de la Batalla del Jarama.

17:30 Visita al cementerio de Morata

18:30 Regreso al Hotel Agumar.

Domingo 17 febrero

10:30 Paseo desde la Casa de las Flores hasta el monumento de las BI de la Ciudad Universitaria. Punto de partida: calle Princesa, 72, frente al metro Argüelles salida Altamirano

12:30 Homenaje a las BI en el monumento de la Ciudad Universitaria

Para reservar:
La asistencia a la marcha es libre, pudiendo acercarse al punto de partida en coche o en el autobús que pondrá la organización. El coste del transporte en autobús será de 10 euros por persona. La comida en el Mesón El Cid tiene un precio de 25 euros. Un autobús podrá acercar a los conductores que quieran recuperar el vehículo que dejaron en el aparcamiento de El Alto.

Para reservar una plaza en el autobús o en la comida del sábado, pónganse en contacto con: jarama2013@gmail.com

La fecha tope de reservas será el 10 de febrero.

Presentación

Del 14 al 17 de febrero se celebrará el 76º aniversario de la batalla del Jarama; el acto central, como siempre, será la Marcha del Jarama que se realizará el sábado 16.

Este año se cumplen 10 años de la primera conmemoración de esta batalla, acto en que nos involucramos un puñado de amigos bajo el impulso de su promotor: Bob Doyle. Aquel 12 de febrero de 2003 levantamos, cerca de la Colina del Suicidio, un humilde túmulo de piedras a la memoria de Kit Conway (amigo de Bob) y de sus compañeros del batallón británico y de la XV BI. Luego se fueron levantando otros: el gran monumento a las BI de Morata (2006) y el monumento a Charlie Donnelly en Rivas (2010). Vamos sembrando así el campo del Jarama de hitos que recuerdan aquella heroica lucha de los antifascistas de España y del mundo entero.

La marcha de este año estará dedicada especialmente a recordar a los voluntarios de lengua francesa (franceses, belgas, argelinos, marroquíes y tunecinos) que lucharon en el Jarama. Fueron muchos, más de 3.000, integrados en los cuatro batallones de la XIV BI, La Marsellesa, y en los batallones Commune de Paris (XI BI), André Marty (XII BI) y Six Fevrier (XV BI).

Queremos rendir un recuerdo especial a François Mazou, que combatió en el batallón 6 Fevrier. En 1986 vino a Madrid para abrir una vía de recuerdo a sus compañeros, "los olvidados del Jarama", título del escrito que presentó en la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Gracias a sus esfuerzos comenzó a ser recuperada la memoria de aquellos combatientes, lo que se plasmó en un primer memorial colocado en 1989 junto a la fosa común donde descansan los restos de los caídos y en la gran placa que en 1994 se inauguró sobre la pared del fondo del cementerio de Morata.

Vamos a contar con la probable presencia del brigadista Joseph Almudéver; no, lamentablemente, con la del británico David Lomon, recientemente desaparecido. También vendrá una representación de amigos franceses de ACER (Amis et Combatants de l’Espagne Republicaine) y, como todos los años, un buen número de amigos de Irlanda y Reino Unido así como de otros países, lo que dará a la marcha un notable carácter internacionalista, como lo tuvo la batalla que en los campos del Jarama se libró ante las fuerzas fascistas.

No está de más recordar el contexto en que vamos a realizar esta marcha: el Capitalismo ha generado una profunda crisis de la que intentan salir acabando con el Estado del Bienestar y con las conquistas sociales de los trabajadores; su ansia de beneficios aumenta sus impulsos depredadores con los seres humanos y con la naturaleza. Los gobiernos “democráticos” colaboran con este Capitalismo salvaje aplicando las políticas neoliberales mediante la mentira ("no hay otras vías") y la estrategia del shock.

Falta un impulso popular que frene esta marea conservadora: una alternativa de lucha que aglutine a todos los grupos sociales golpeados por las políticas reaccionarias del PP y de la Unión Europea. Contamos con el ejemplo de los Frentes Populares formados en los años treinta y de los que este año conmemoramos el 77 aniversario de su triunfo en España y en Francia. También contamos con el ejemplo de solidaridad internacional que dieron los brigadistas. Antes de venir a España, la mayoría de ellos habían estado luchando en sus respectivos países contra los efectos de la gran crisis de los años 30. Su lucha en España, aunque temporalmente fracasada, permitió la derrota del fascismo en 1945.


domingo, 13 de enero de 2013

44º aniversario del crimen de Enrique Ruano

Cuando la policía de Franco suicidaba estudiantes
Gema Delgado en Rebelión 20-01-2009
Enrique Ruano es una de las víctimas más conocidas de la represión policial de los últimos años del franquismo. Tenía 21 años, y estudiaba de 5º de derecho en la agitada Universidad Complutense.

Enrique Ruano fue un activo miembro del movimiento estudiantil y también militaba en la izquierda revolucionaria. Un 17 de enero, hace 40 años, la policía lo detuvo por repartir propaganda del entonces sindicato clandestino Comisiones Obreras. Tres días más tarde, tras tortu- rarle, le dispararon y lo arrojaron por una ventana de un séptimo piso en el centro de Madrid y fabricaron una burda versión de suicidio. El 22 de enero, ABC publica un pretendido extracto del diario de Ruano en que trataron de demostrar que Enrique tenía una personalidad depresiva, nerviosa y desequilibrada. Para completar la jugada, Manuel Fraga Iribarne, hoy senador, presidente de honor del PP y ex presidente de la Xunta gallega, entonces ministro de Información (y Turismo), llama a la madre de Ruano, esposa de un procurador en los tribunales, para expresarle sus condolencias: “España y yo estamos con su dolor”. La maquinaria propagandista convierte así la muerte de Ruano en una lamentable e inevitable desgracia familiar resultado de un hijo desequilibrado y con tendencia al suicidio.

Control de la información
Manuel Fraga fue de 1962 a 1969 el responsable de controlar la información y mantener la imagen del régimen. Cuidó mucho la información difundida sobre el caso Enrique Ruano. Al día siguiente del suicidio los periódicos publicaron literalmente la Nota de prensa de la Dirección General de Seguridad, que decía: “Sobre las 14 h. se tuvo conocimiento de que el detenido Enrique Ruano Casanova emprendió una corta carrera hacia la salida de la casa e inmediatamente de llegar a la escalera se arrojó al patio interior falleciendo en el acto ya que el piso corresponde a la 7ª planta”.

Nadie lo creyó. La policía de Franco, entre otras cosas, a veces defenestraba a alguno de sus detenidos. Uno de los más célebres fue el dirigente comunista Julián Grimau, que como resistió la caída acabó siendo fusilado en 1963. Años más tarde, en Valladolid, cuatro policías tiraron por la ventana al estudiante José Luis Cancho, pero sobrevivió con secuelas para toda su vida. En este caso el escándalo acabó procesando a los policías por “lesiones y coacciones”, aunque la Amnistía lo depuró todo.

El ‘suicidio policial’ era una forma de eliminar problemas cuando a los torturadores se les iba la mano. De paso se desmontaba públicamente la lucha política del detenido, que con el pretendido suicidio se suponía que reconocía su culpa y se quitaba la vida por no poder soportarlo. En el caso de Ruano hicieron un buen montaje. Pero no sirvió. Pronto empezó a circular el rumor de que había sido torturado y había muerto de un balazo. La familia envió un médico pero le impidieron presenciar la autopsia. También tuvieron problemas para ver el cadáver. Aquella misma noche, a las 22.55 h., siete abogados, encabezados por Gregorio Peces-Barba presentaron en el juzgado de guardia una denuncia para que se investigara lo ocurrido.

En la puerta de la casa de los Ruano, en pleno barrio Salamanca, se recogieron 8.000 firmas de apoyo, a pesar de los esfuerzos de la policía por disolver a la gente. Se organizaron manifestaciones en todo el país. Hubo huelgas en toda España. El día 24, Fraga, por primera vez desde la Guerra Civil, anuncia el Estado de excepción en todo el país.

Historia de militancia
Los amigos de Enrique sabían que era un hombre sereno en el que no cabía la idea del suicidio. Al contrario, Enrique era un hombre de lucha. Militaba en el Frente de Liberación Popular (FLP, conocido también como Felipe). Cuando en mayo del ‘68 los jóvenes franceses se rebelaron en masa con la esperanza de construir un mundo justo y solidario, en España los estudiantes luchaban contra la dictadura, por la libertad y la amnistía de los presos; y también, como en México, San Francisco, Praga, Roma, Berlín o Tokio soñaban con el objetivo de una sociedad socialista de mujeres y hombres libres. El 31 de mayo del mítico ‘68 Ruano fue detenido por primera vez, durante tres días, junto a otros 37 estudiantes encerrados en la Facultad de Filosofía y Letras. El 17 de enero del ‘69 se produciría su segunda y última detención. Enrique y su novia Dolores González Ruiz llevaban propaganda de CC OO. Les siguieron y les detuvieron cuando se reunieron con otros dos amigos en un bar de Plaza Castilla. Pasaron tres días en la temida Dirección General de Seguridad. A Dolores le encontraron la llave de un piso en el número 60 de la antigua General Mola (hoy Príncipe de Vergara). El día 20, a las 12.30 llevaron a Ruano al piso de General Mola. A las 19 horas notifican el suicidio a la familia.

La familia se pasó 27 años intentando demostrar que a Enrique Rua- no le habían asesinado. Las pruebas fueron irrefutables. Al cuerpo del estudiante le habían serrado un trozo de hueso de la clavícula que había recibido el impacto de la bala, pero ese trozo de hueso siempre estuvo desaparecido, con lo que no hubo prueba incriminatoria. La magistrado María José de la Vega Llanes, en voto particular, estimó que los he- chos eran constitutivos de asesinato, pero el fallo absolvió a los tres policías porque no se pudo probar quién le había disparado. El 19 de julio de 1996 Francisco Colino Herranz, Celso Galván Abascal y Jesús Simón Cristóbal quedaron absueltos del delito de asesinato de Enrique Ruano.

Manuel Fraga, amnistiado en 1977
Como hombre de Gobierno, Fraga firmaba las penas de muerte en los Consejos de Ministros. Como ministro portavoz de Franco, anunciaba las ejecuciones de presos políticos. Y como Ministro de Información ocultaba conflictos, huelgas o confabulaba campaña de descrédito.

Con 40 años, Franco le hace máximo responsable de la información e imagen del régimen. Era 1962, el año que detuvieron a Julián Grimau, miembro del Comité Central del Partido Comunista, quien durante los interrogatorios “se tiró” por un segundo piso de la llamada Casa de las Torturas, como se conocía a la Dirección General de Seguridad. Esposado como estaba se rompió las dos muñecas y la frente. Fraga, comunicó públicamente que Grimau recibió un trato “excelente” en la DGS y que en un momento del interrogatorio se subió a una silla y se tiró “inexplicablemente” por la ventana. Fraga respondió a la presión internacional en favor de Grimau con una fuerte campaña de descrédito, atribuyéndole numerosos crímenes. Hoy sigue justificando el fusilamiento del “sanguinario asesino” y él y su partido votaron en contra de su rehabilitación en 2006. A Grimau le hicieron juicio sumarísimo de cinco horas y le fusilaron.

En menos de cuatro meses Fraga volvería a anunciar el ajusticiamiento a garrote vil de dos inocentes por unas bombas que no pusieron. Les inculparon con declaraciones obtenidas bajo tortura. Eran los jóvenes anarquistas Francisco Granados y Joaquín Delgado.

Muerto Franco, Fraga es nombrado Ministro de Gobernación en diciembre de 1975. El 3 de marzo de 1976 hay huelga general en Vitoria, y asamblea general en una parroquia. Está abarrotada. Unas 5.000 personas. La policía gasea la iglesia. La gente sale como puede. En la puerta les espera la policía con pistolas y metralletas. Resultado: dos obreros asesinados directamente, cuatro heridos muy graves de los cuales tres morirían, más de 60 heridos graves, la mitad con heridas de bala, y cientos de heridos leves. En el juicio militar no hubo culpables. El caso fue sobreseído.

En 2008 el Parlamento vasco pide responsabilidades políticas. Pero todas las responsabilidades quedaron depuradas con la ley de amnistía.

miércoles, 9 de enero de 2013

36 aniversario de los Abogados de Atocha

El 24 de enero se cumplen 36 años del atentado en el despacho laboralista de la calle Atocha de Madrid

Acto Central
Jueves 24 de enero a las 11h.

Auditorio de CCOO Marcelino Camacho 
c/ Lope de Vega nº 40 Madrid




sábado, 5 de enero de 2013

Rojos 20 Historias de Represión Franquista (Documental)

Viernes 11 de Enero 2013 a la 19.OO h en el Salón de Actos de la Residencia Universitaria "Alberto Colao" C/ Doctor Pérez Espejo s/n Cartagena. Se trata de un proyecto de 80 minutos promovido por la Asociación de víctimas del franquismo 17 N, dentro de las subvenciones otorgadas por el Ministerio de la Presidencia para la recuperación de la Memoria Histórica, basado en una serie de documentales agrupados por temáticas concretas como campos de concentración, puerto de Alicante, exiliados, brigadistas, maestros republicanos, guerrilleros y Miguel Hernández . La variedad de testimonios reunidos permite reconstruir la historia de la represión franquista con los escenarios donde sucedieron los acontecimientos.
 
El interés socio-cultural de este proyecto está basado en una rigurosa investigación histórica y en la difusión de la historia narrada por sus 23 protagonistas o por estudiosos como Enrique Cerdán tato, Dolores Cabra o José Eduardo Almudever. En el caso del poeta oriolano, el director de la Fundación que lleva su nombre, Aitor L. Larrabide. ha colaborado trazando el calendario carcelario del autor de "vientos del pueblo" y destacando la vigencia de su mensaje poético.

miércoles, 2 de enero de 2013

Centenario del nacimiento de Manuel Barreiro Rey

Nacido en Ferrol en el Barrio de Esteiro el 21/6/1913 – fusilado el 14/4/1939.
Estimadas/os amigas/os, me dirijo a vosotros para haceros participes de que este año 2013 es el centenario del nacimiento de mi tío fusilado en Ferrol, por este motivo quiero dedicar este año a su recuerdo y através de él, también al resto de dotaciones de los buques que perdieron la vida en la Base Naval de Ferrol, su ciudad natal.

Un homenaje a Manuel Barreiro y a todas las víctimas del fascismo español desde ese Lugar de Memoria que es el Arsenal Militar de Ferrol.

Lugar de Memoria olvidado por la sociedad; ya no desconocido del resto del Estado Español si no de su propia ciudad.

Manuel, al igual que sus compañeros de infortunio, en este recinto militar es el gran olvidado por su propia ciudad, por su propia profesión, La Armada. “todavía” expulsados de la Marina y “todavía” condenados a muerte sin juzgar los crímenes con ellos cometidos.

Porque Ferrol, una ciudad con historia revolucionaria y antifranquista ha quedado como falso reducto del fascista dictador, su delito ha sido dar cuna al genocida. Pero también ha dado cuna a hombres y mujeres fieles a los derechos democráticos de la sociedad, antifascistas, obreros luchadores que dieron su vida y su sufrimiento para ser olvidados e ignorados en la actualidad.

Por el sufrimiento de los hombres que aquí estuvieron encarcelados, unos paseados cada madrugada y otros muchos como Manuel que no habiendo sido paseado fue condenado a Pena de Muerte y fusilado.

No los volvamos a abandonar al olvido, luchemos por que los hechos que aquí sucedieron sean conocidos e integrados en los estudios de las nuevas generaciones.

Por todas las víctimas olvidadas de la Marina gallega, por este Arsenal Militar, su historia y su futuro como Lugar de Memoria señalado, tan importante en la historia del país, tan desconocido.

Adquiramos este compromiso de lucha por la Verdad, Justicia y Reparación

Manuel te queremos y no te olvidamos

Mª José Barreiro López de Gamarra
Pilar Barreiro López de Gamarra
José Manuel Barreiro García
22/12/12

Estos buques fueron: el acorazado España, el crucero Almirante Cervera, el destructor Velasco y varios torpederos y guardacostas.

Acusaciones que sufrió Manuel:
-Promotor de la rebelión a bordo del Crucero Almirante Cervera, acusación que sufrió en solitario. (Acusación más grave)
-Ocupar una terraza cercana a la Puerta del Dique (Base Naval de Ferrol).
-Abrir esta puerta para que entraran los paisanos
-Hacer fuego contra la academia de Maquinistas
-Salir del Arsenal Militar y dirigirse al ayuntamiento para ayudar al alcalde “ Jefe Supremo Marxista” (palabras textuales del sumario)

Agravantes:
-Haber sido instructor de analfabetos en la Escuela de Tiro Naval Janer de Marin antes del Golpe de Estado
-“Favorecedor de Cabos expulsados” (palabras textuales del sumario refiriendose a los Cabos expulsados por los sucesos de 1934, readmitidos posteriormente).

Con motivo de los actos que se llevaran a cabo tanto en Ferrol como en Barcelona a lo largo del año os invito a adheriros a este Homenaje en su recuerdo.

También en: RED AQUA, La memoria histórica como proyecto social y cultural, La H/historia en la memoria, Memoria Histórica de Cartagena, Federación de Foros por la Memoria, Diario de Ferrol, lo que Somos


Adhesiones:
-Ana Messuti - Miembro del equipo de abogados de la causa argentina contra los crímenes del franquismo
-Telmo Comesaña Pampillón - Presidente de la Asociación viguesa pola Memoria Histórica do 36 (Vigo)
-José María Coronas Salcedo -Madrid
-Daniel  Serrano - París
-Rose Marie Serrano -París
-Salvador López Arnal -Barcelona
-Agustín García Clavé- Barcelona
-Ger McCloskey - Ireland
-Pere Fortuny i Velázquez- Presidente de l'Associació Pro-memòria als Immolats per la Llibertat a Catalunya - Barcelona
-Inmaculada Carbajosa López -LQSomos
-Antonio García Carmona- LQSomos
-Mar García Orozco -LQSomos
-Eduardo García de la Fuente-LQSomos
-Alejandro Pacheco Yepes -LQSomos
-Iñaki Alonso Ruíz -LQSomos
-Pedro Peinado Gil -La Gavilla Verde (Cuenca)
-Ángel Ruiz de Velasco Bellas -Ferrol
-Joan Busquets i Verges - ex maqui libertario (Francia)
-Victoria Fernández -Valencia
-Mirta Núñez Díaz-Balart -Historiadora - Profesora UCM - Madrid
-Cristina Escrivá Moscardó -Historiadora -Asociación Cultural Instituto Obrero- Valencia
-Natalia San Vicente Pellicer - A Coruña
-Lourenzo Fernández Prieto - USC -Santiago de Compostela
-Vicente Muñiz Campos -Valencia
-Xosé Manuel Suarez - Historiador - Ferrol
-Carmelo Ciria Pino - Presidente del Foro por la Memoria del Puerto de Santa María (Cádiz)
-Miguel Campillo Ortíz - Sevilla
-Montserrat Armengou Martin - Periodísta - Barcelona
-Antonio Ortíz Mateos - Historiador - Madrid
-Manuel Alvarez López - Rubí
-Carmen Contero López - Rubí
-Francisca Cruz Punteros - Rubí
-Juan Diego Martínez Martínez - Rubí
-Paz Martin - Madrid
-Floren Dimas - Delegado de AGE para la Región de Murcia
-Rosa María Puig-Serra - Memória Histórica de la UGT de Catalunya
-Julian Rebollo Cuellar - Plataforma contra la Impunidad del franquismo - Madrid
-Francisco Sánchez Montoya - Historiador- Ceuta
-Paloma Serrano Viedma
-Manuel Serrano Maroto
-Ray Puig - Barcelona
-Fernando Heredia Sánchez- Málaga
-Enriqueta Otero Fardo - Presidenta de la Asociación para a recuperación da Memoria Histórica de Marín
-Antonio Nores Soliño - Presidente de la Asociación Memoria Histórica 28 de agosto (Cangas)
-Gonzalo Amoedo López - Pontevedra
-Dolores Cabra - Secretaria General de AGE
-Juan José Martínez - Coordinador de COAMHI (Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica de Alicante) - (Elche)
-Francisco Pimentel - Presidente de la Asociación Memoria Histórica de Ronda - Nieto de Frasquito Pimentel dirigente socialista fusilado el mismo día 14.03.1937. (Ronda)
-Soledad Luque Delgado- Presidenta de la Asociación "Todos los niños robados son también mis niños"- Madrid
-Mª Torres
-Antonio Monroy Álvarez - Junta Directiva Asociación viguesa pola Memoria Histórica do 36- Vigo
-Ramón Pérez Dominguez - Junta Directiva Asociación viguesa pola Memoria Histórica do 36- Vigo

Entidades:
-Asociación Ferrolterra Nosa Memoria
-Asociación viguesa pola Memoria Historica do 36
-Asociación Memoria Histórica de Cartagena
-Unidad Cívica por la República
-Coordinadora para la Memoria Histórica y Democrática de Madrid
-Les Amis des Républicains Espagnols en région parisienne
-Unión por la Tercera República
-Libmt trust Ireland
-La Gavilla Verde
-Colectivo de redacción LQSomos
-Associació Pro-memòria als Immolats per la Llibertat a Catalunya
-Asociación Cultural Instituto Obrero
-Arxiu de la Memòria  Popular de La Roca del Vallès
-La Masia de la Guineueta - (Nou Barris) Barcelona
-Asociación para a recuperación da Memoria Histórica de Marín
-Plataforma contra la impunidad del franquismo - Madrid
-Asociación Memoria Histórica 28 de agosto (Cangas)
-Archivo, Guerra y Exilio (AGE)
-COAMHI (Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica de Alicante)
-Asociación Memoria Histórica de Ronda
-Asociación "Todos los niños robados son también mis niños"
-El Sueño Igualitario - Mas de las Matas (Teruel)
-MUME - Museu Memorial de l'Exili
-Memoria y Libertad. Familiares y amigos de víctimas del franquismo en Madrid
-Xarxa de Barcelona - (Front Civic de Catalunya)
-Fundació Andreu Nin

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++