15 de enero de 2014

Estimada Mª José ... recuerda que aunque a veces hay malas experiencias, nunca debes retroceder ni rendirte, quien persevera alcanza.
Joan Busquets i Verges. Exmaqui libertario del Berguedá 28/12/2013

martes, 16 de diciembre de 2008

Carta al Presidente del Gobierno Español José L. Rodriguez Zapatero, con motivo de la celebración de la IXª Reunión de Alto Nivel Hispano Marroquí

COORDINADORA ESTATAL DE ASOCIACIONES SOLIDARIAS CON EL SAHARA

Por la Descolonización y la Independencia del Sáhara

2008 AÑO INTERNACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SÁHARA OCCIDENTAL

Una vez más, Sr. Presidente, nos hacemos eco ante Vd. de los sentimientos de aquellos millones de españoles que piensan que el contencioso en el que ha derivado el largo conflicto entre Marruecos y la población del Sáhara Occidental es un asunto muy nuestro y que aún pesa como una losa sobre la credibilidad de la política internacional española, jalonada de no pocas inconsecuencias culpables entre las que se cuenta el insólito tratado de Madrid del año 1975, único ejemplo en su formulación y contenido en toda la larga y pesada historia del colonialismo y sus consecuencias. Y lo hacemos, como no, con ocasión de la celebración de la IXª Reunión de Alto Nivel Hispano-Marroquí, que le reunirá con su homólogo del otro lado del Estrecho el Sr. Abás el Fassi y con los Presidentes de Andalucía y Canarias el próximo martes, día 16.


Asumiendo este sentir y la representación de todo el denso movimiento asociativo de solidaridad con el pueblo saharaui, implantado en todas y cada una de nuestras comunidades autónomas y nacionalidades, CEAS-SÁHARA quisiera emplazarlo ante la sociedad española y ante la Historia, para que asuma un papel de mayor protagonismo e iniciativa en la resolución de este sangrante conflicto cuya resolución se viene retrasando por más de treinta y tres años. Y ya que, según las informaciones de prensa, va Vd. a abordar con sus interlocutores la problemática del Sáhara, lo haga desde la responsabilidad contraída como potencia colonizadora de ese territorio y uno de los estados responsables del demorado drama que viven los ciudadanos saharauis.


Sr. Presidente, crea que somos los primeros en congratularnos del acercamiento entre España y Marruecos, en un clima de fraternal igualdad y respeto mutuo. Nada ni nadie nos llevará a negar las legítimas aspiraciones de un futuro más digno para la sociedad marroquí. Pero permítame que le diga que esas relaciones de proximidad y confianza no pueden ni deben cimentarse sobre la base de una nueva burla para los derechos internacionalmente reconocidos al pueblo saharaui, ni en dobles o triples lenguajes que esconden las intenciones reales, o en la búsqueda de fórmulas que sólo hacen que traicionar las esperanzas y los deseos de un pueblo que ha demostrado sobradamente tanto su madurez y paciencia y su búsqueda pacífica de una solución justa y acorde con el derecho internacional como su más que legítima aspiración a decidir por sí mismo sobre su destino.


Una vez más, Sr. Rodríguez Zapatero, le pedimos que insista cerca de sus interlocutores marroquíes en la necesidad de un acuerdo entre las partes que respete las resoluciones y recomendaciones de las Naciones Unidas, la legalidad nítidamente establecida por el derecho internacional y posibilite la descolonización del Sáhara Occidental mediante un referéndum de autodeterminación que refleje la libre voluntad de los habitantes del territorio. Algo que, en palabras del anterior enviado del Secretario General de la ONU para la zona Sr. Peter Van Valsum no tenía ninguna duda legal aunque era inaplicable por la falta de voluntad política de los encargados de ponerlo en práctica. Esa voluntad es la que queremos que demuestre y pida del Gobierno marroquí.


Y, lo que es aún más fundamental y prioritario, que el Reino de Marruecos cese en su política abiertamente represiva, desproporcionada y prepotente, más propia de la que se ejerce como potencia ocupante y vencedora que de la que cabría aplicar a quienes se dice son conciudadanos o convecinos, que tiene como víctimas a toda la población saharaui instalada en el territorio controlado por Marruecos por el único delito de defender sus intereses y aspiraciones y desear un Sáhara Libre. Los juicios-farsa, las detenciones arbitrarias, las palizas y las torturas constituyen un rosario de vivencias cotidianas ante el silencio ominoso y vergonzante de las grandes potencias occidentales y de su propio Gobierno, que añade una nueva dejación a las ya ocasionadas. Usted, que se proclama ferviente defensor de los derechos humanos, no puede mantenerse indiferente ante hechos reiteradamente denunciados por diferentes organismos internacionales y parcialmente recogidos por un Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elaborado en el año 2006 y que todavía no se ha hecho público, pese a los insistentes requerimientos para darlo a la luz.


Hace tan sólo unos días, dos estudiantes de 20 y 22 años de edad, El Hussein Kteif y Baba Jaya, han muerto y un tercer compañero ha resultado gravísimamente herido, al ser atropellados por un autobús, cuando protestaban en una sentada por el escaso número de plazas ofertadas para poder ir a sus casas con ocasión de la Fiesta del Cordero. Y, lo más insólito aún, en el día de su entierro, la policía marroquí cargó brutalmente contra los asistentes al sepelio del segundo, en la localidad de Bujdur, apaleando hasta a la propia familia del difunto. ¿Mirará Vd. y su Gobierno hacia otro lado en el nombre de una política comedida cuando no de defensa de intereses puramente utilitaristas?


Si, por lo apretado de la agenda de la reunión, no tuviese Vd. la oportunidad de hacerle ver estas cuestiones a sus interlocutores marroquíes; entonces le pediríamos, en primer término, que asumiera el protagonismo que a nuestro Estado le corresponde legalmente como potencia administradora del Sáhara Occidental y, a lo largo del año 2009, cree las condiciones adecuadas para la definitiva descolonización del mismo.


Y que, para facilitar la interlocución con las dos partes, le otorgue a la representación saharaui en España un estatuto diplomático semejante el que la Unión Europea le otorga a la representación palestina; o, por que no, dé un paso más y únase, como inductor del proceso descolonizador, a los países que ya reconocen a la República Árabe Saharaui Democrática, que cuenta con una de las Vicepresidencias de la Unión Africana.


Sabemos de la firmeza de sus convicciones democráticas, y de su talante, que siempre presume de ser sincero. Por eso le pedimos aquello que estimamos que es de justicia y que restituiría, al menos en parte, el dañado honor y la credibilidad a un Estado que, en relación con este tema, nunca ha sabido estar al nivel de responsabilidad que se precisaba.


Confortados por defender la paz con justicia, el derecho legítimo y la voz de los más silenciados, con la mirada clara y limpia hacia un mundo que quisiéramos más creíble y humano, le deseamos la elocuencia y la capacidad de convicción suficientes para hacer valer estos argumentos. Sino, una vez más, volveremos a reclamárselos a Vd. o a quien nos represente en el futuro.

Atentamente,


José Manuel Taboada Valdés

Presidente CEAS-Sáhara